Estás aquí:--Antonio Bañuelos, los toros del frio

Antonio Bañuelos, los toros del frio

En 1984  Doña Paloma Eulate y Aznar( que ya poseía la famosa ganadería de Torrealta) compra la vacada de los Hnos Domecq Ybarra formada por dos ramas diferentes, una de Ernesto Louro( Atanasio Fernández) y la otra de Maribel  Ibarra ( puro Juan Pedro Domecq) inmediatamente elimina lo de Atanasio  y conserva lo de Maribel Ibarra y la aumenta con reses de su ganadería Torrealta, poniéndola a su nombre.

En 1993 la adquiere D.Antonio Buñuelos que varía el hierro por el actual anunciando a su nombre, en el trato entraron 95 vacas ( con los hierros de Torrealta, Maribel Ibarra y marqués de Domecq) más 47 eralas y 25 añojas de Torrealta, con sementales de Torrestrella y Torrealta.
La finca madre es La Cabañuela, está situada cerca del páramo de Masa, en la provincia de Burgos, a una altitud máxima de 1250 metros, con unas temperaturas por debajo de cero grados 8 de los 12 meses del año, llegando a mínimas de 15 bajo cero,  más de cien días al año azotan esta región fuertes heladas y fuertes vientos, llegando a su punto álgido en invierno con los temporales de agua y nieve ( posiblemente sea la ganadería brava que soporta peores condiciones climáticas en España) no en vano a los de Bañuelos, se les conoce por el sobrenombre de los toros del frío, influyendo en el manejo del ganado, en su alimentación y la sanidad, por tanto en la conformación del ganado y la economía del ganadero.

Todo esto lo repasó en el pregón taurino que dió Antonio Bañuelos, en la feria de Burgos en 2013, con motivo de cumplirse los veinte años de su ganadería, siendo además la primera de la provincia de Burgos, perteneciente a la unión de criadores, entre otros aspectos comentó que las primeras vacas que llegaron de los campos de Medina Sidonia a La Cabañuela, fueron 25 vacas viejas con el hierro de Maribel Ibarra, que fueron claves para sacar los primeros sementales de la casa, manteniendo las hechuras y la calidad de su origen.

Uno de los mayores logros de Antonio Bañuelos fué su primer indulto como ganadero, ocurrido en 1999 en la plaza El Plantío de Burgos, cuando el maestro Enrique Ponce ( especialista en indultos) indultó a Gamarro, que fué muy importante para la ganadería, luego han llegado otros indultos, los de : Retadero,Zurcido,Derrotado y Desafiador.

El último logro hasta el momento de la ganadería de Bañuelos ha sido conseguir en abril de 2017, el prestigioso trofeo del colegio oficial de veterinarios de Madrid, no en  vano en las últimas tres temporadas es una de las ganaderías más regulares y con más bravura y mejor presentación que han saltado al ruedo de las ventas, lo cual indica que está en el buen camino, el del trapío, bravura, motor y la calidad suprema.

 

Por Rafael Falcon

Fotografia y agradecimiento ganaderia Antonio Bañuelos

2017-11-18T11:05:27+00:00