Estás aquí:--Cartas de Amor a un Torero 5

Cartas de Amor a un Torero 5

Así es como veo y siento tu camino,
glorioso,
doloroso,
traicionero,
apasionado,
vitoreado,
empujado a la desolación y la muerte,
lleno de tragedias y de dolor,
lleno de paz y ternura,
lleno de amor por los tuyos,
de sosiego en el remanso de las noches en el campo,
eres un superviviente de otras vidas,
gladiador endiosado,
celebre y solitario,
rico de onzas de oro,
las cuales no podrás gastar con la alegría que yo gasto los peniques de la mía,
triste siento tus devaneos,
con mujeres que se esconden.
Los títulos no te contentan,
solo afloran en la soledad,
para recordarte quien eres y alejarte de la plebe,
que vive libremente la vida que tu jamas ni podrás saborear,
tus amigos solo piensan en el poder que tu tienes,
sin darse cuenta de la falta que tu llevas en el corazón de amor,
es tu condena de muerte,
la cual veo muy de cerca sintiendola transeúnte,
rondando en tu aureola,
viajando en tu corazón,
acercandose a ti de cerca,
dejandote resarcir en ti,
la inseguridad que te provoca el miedo,
el miedo a morir joven y bello………
En una plaza de toros en la cual el vitoreo siembre tan solo un apagón,
silencio es la clave de muerte,
de dolor,
angustia y tristeza,
es lo que sentirían tus aficionados al verte tumbado en la arena,
el descontrol de tu cuadrilla,
y tu desangrandote lentamente,
veo tu cara y el dolor de esta en ella,
silenciosa perturbada,
llena de resignación,
de morir como tu sangre,en el ruedo de tu vida.
Ni te atrevas compañero a darme este disgusto,
te quiero vivo y lozano,
aunque de otra mujer tu seas no dejes este tu mundo que tanto te admira,
y venera,
es un mundo en el cual hay reyes y reinas,
también plebellos y siervos,

al igual que lozanas y bellas doncellas,
de criaturas mágicas y de naturalezas vivas,
disfruta de la vida y no mires atrás,
siembra el caos en tu caminó es así como un bello hombre tiene que vivir,
sellando los labios de los demás con su acción y talante,
eres un hombre muy bello y llevas en el corazón la sangre de un elegido,
no dejes que nadie te aflija,
ni con su postura ni actos,
que los tuyos son muy firmes,
delicados y medidos,
ya que solo un predilecto puede llegar a saber,
como medir la destreza,
el talante y la hombría para poder salir a los ruedos,
donde eres como un grano de arena en el desierto,
rodeado de miles de granos de arena,
y de imposible fusión con ninguno,
así es como yo te veo,
altivo y traicionero de una tarde soleada,
esperando que se te envista el toro de cerca,
para ver como el se acerca a ti,
sintiéndolo tu cercado para ver cual es el talante de este,
que tiene que ser muy poderoso y templado,
para que te puedas lucir,
ya que si este esta despistado,
siente miedo o ne te enviste,
ni tu bravura ni tu talante tienen nada que hacer,
el torear es de dos,
y el es tu compañero siempre,
en las tardes en las cuales ofreces a tus seguidores el poderte ver de muy cerca,
derramando juventud,
fuerza y templanza,
poder y tesón,
en esas tardes en las cuales tan solo tu estas arropado,
por esos tus compañeros de viaje,
ya que miles de Km haces en las carreteras de la muerte,
buscando a tu paso las plazas que tu apoderado te pone en suerte,
para que sigas luchando como gladiador de feria,
en cada una un camino y un destino diferente,
unas veces mas templado,
otras resignado en suerte de toros que no tienen agallas,
que no te envisten sin dejarte lucir tu arte,
frustraciones enfermizas que pagas con la cuadrilla,
que odia el haberte conocido y ama el estar a tu lado,
amor y odio son pasiones que expresan el mas puro arte mi niño,
por que tu nombre es de elegidos,
los cuales son bravos y honestos,
con fiereza y poderío,
son de sangre de cuyas penas se devanea la gente,
sin saber como lo llevan los tuyos el saber que en una plaza puedes dejarte la vida,
fuerte el sentir tantas cosas de golpe,
durante años en tu camino,
camino que sangre y fuego llevan grabados en la mente,
todos los que conocen la historia de tu familia,
nobles sin lugar a dudas,

pues en el toreo mi niño no a habido mas títulos que los de tu casta,

ya que apellidos te sobran para poderlos llevar altivo,

sereno y con templanza.

 

Por Reyes Caballero 

Agradecimiento a elmanipuladormanipulado.com

 

 

2017-07-20T18:02:53+00:00