Estás aquí:--Encaste Santa Coloma, capitulo IX

Encaste Santa Coloma, capitulo IX

Veintisiete años después de haberla adquirido revende el Conde de Santa Coloma su ganadería publicando un anuncio en un Diario de Sevilla. Se dijo entonces que el Conde andaba enfermo, arruinado… y que al no tener heredero la pone a la venta.
La compraron dos agricultores sevillanos. La vacada del Conde en esos momentos se encontraba en un profundo bache, olvidada de los aficionados y rechazada por los toreros motivo que le obligó al Conde a mandar varias camadas completas al matadero. El bache partía de 1.920, Joselito y Belmonte prefieren los toros de Tamarón y a los de Gamero Cívico que a los de Santa Coloma. El toro que mata a Joselito ” Bailador ” toro de la Viuda de Ortega portaba en sus genes sangre Santa Coloma, el 18 de abril de 1.921 un toro de Santa Coloma hiere gravemente a Belmonte en la boca, por tanto poco a poco arrinconaron los toreros la ganadería del Conde, que al no vender sus productos se ve en la obligación de venderla.
La compran Juan Buendía y Felipe Bartolomé y la ponen a nombre del hijo de primero Joaquín que es ahijado del segundo.
La ganadería permaneció en Bucaré finca que el Conde arrienda a los compradores. Además de la ganadería vende el hierro y los libros pasan a ser propiedad de los Buendía.
Los libros estaban compuestos de tres series : la serie de las vacas de Ybarra, la de las vacas de Saltillo, y la de las vacas de Santa Coloma.
Un libro dedicado a los toros de Santa Coloma y otro a los de Saltillo.
En 1.932, año de la compra el nuevo propietario obtiene un mestizaje refinado.
Don Joaquín Buendía se vio obligado a mandar al matadero las primeras camadas de toros completas.
Tuvieron que pasar varios años para empezar a lidiar sus primeros productos, con una selección muy rigurosa comenzó a dar sus frutos la primera corrida en Madrid la lidia el 27 de junio de 1.943, abriendo plaza Turquesito, animal de admirables condiciones para el que se solicitó la vuelta al ruedo.
Lidió otro buen toro en 1.948, Tejas de nombre, Balconero, en 1.950, en 1.951 tres buenos novillos, en 1.953, Regente, toro de excepcional bravura.
Aparte de la selección realizada por el ganadero cambió la morfología de la ganadería, las reses perdieron trapío, tamaño y redujeron sus encornaduras.
Durante más de 50 años don Joaquín se ocupó de dirigir personalmente la ganadería, incrementando la calidad de sus Santa Colomas infiriéndoles lo más destacado que no habían tenido hasta entonces, ” regularidad “.
Vendió a numerosos ganaderos en España, Portugal, Colombia, Venezuela entre otros países.
Llegada la jubilación don Joaquín cedió la dirección de la ganadería al segundo de sus trece hijos, José Luis Buendía Ramírez de Arellano.
También vendió don Joaquín cincuenta becerras a doña Juliana Calvo, de las más asaltilladas.
A don Felipe Bartolomé le correspondieron 400 cabezas en la compra al Conde en 1.932, a pesar de realizarse separación la ganadería siempre estuvo bajo control de la familia Buendía.
En ambas ganaderías predominaba el pelaje cárdeno y entrepelado, salpicado, meano, bragado, etc.
En 1.996 dividieron la ganadería y las fincas de don Joaquín en tres partes entre sus trece hijos.
El hierro de Santa Coloma, junto a la finca sevillana de ” La Amarguilla ” y la parte de la ganadería correspondiente en el reparto a María Luisa, Joaquín y José Luis Buendía.
El segundo lote con la finca ” Bucaré “, para Carmen, Elena, Concha, Pilar, Rocio y Javier Buendía.
El tercer lote con la finca ” Rehuelga “, para Mari Cruz, Luis Felipe, Juan Carlos y Rafael Buendía.
La familia Buendía mantuvo en su poder hasta 1.988 la ganadería de La Quinta con reses de don Joaquín.
En 1.988 la adquirió don Alvaro Martínez Conradi quien continua lidiando con el mismo nombre en los carteles.
Con su gran experiencia don Joaquín Buendía se convirtió en uno de los ganaderos con más años de oficio. Hablar con don Joaquín de toros, era hablar con opiniones sencillas, moderadas y fáciles de entender.
Don Joaquín se inició como ganadero en el año 1.921, cuando su padre y su padrino compraron la ganadería de Surga. Aprendió el oficio prestando mucha atención a cuanto decía y hacía Diego ” El Moreno “, que era en aquel momento quien dirigía la vacada que compraron de Surga, por tanto al comprarle al Conde de Santa Coloma, en 1.932, don Joaquín llevaba once años de ganadero.
Don Joaquín decía que le compraron al Conde, porque en la ganadería vieron “bravura” y como él opinaba que era lo primero a buscar en el toro pensaron al tenerla en su poder que se podían poner a trabajar.
Lo primero que hizo don Joaquín fue limar asperezas. Al principio los toros tenían un poquito de veneno y había que quitárselo. Esa era la primera tarea.
( Continuará… )
Por D.Mariano Cifuentes
Fotografia Libro “Verde y Oro, Coquilla! ( Libro recomendado por torosdelidia.es) podeis adquirirlo y saber mas de el buscandolo en nuestra web en actualidad.
2018-02-14T19:51:57+00:00