Estás aquí:--“Estilo Propio”

“Estilo Propio”

En este momento me antojo  destacar algunos toreros que han creado estilo  profesional, un estilo que es como un molde y  como “la horma del zapato” para muchos toreros y  aspirantes a serlo.  Algunos ejercen y otros ya solo quedan para la inmortalidad.

Unos Toreros que han marcado un estilo propio, un genio particular, han sido Paco Ojeda y José Tomas. Podríamos decir que en estos Maestros contemplamos dos éticas de la libertad. Estos dos toreros han marcado un camino por el que todo torero que se precie tienen que andar, ciertamente son dos percheros en donde se encuentran  los toreros y novilleros actuales. Su genio y su exhalación  perviven en la Tauromaquia y en la Escuela Taurina. Es verdad que no se puede trazar una línea uniforme ni matemática sino una línea heterogénea en esta realidad.

Una vez creado el camino y el molde taurino   hay que establecer arte e imprimir una singularidad en el toreo para tener horizonte y perspectiva aunque cada toreo estampa  su distintivo.  No me quiero extender en cada pase y engaño, solamente en la creatividad de algunas obras maestras del Temple.

El Temple es el  arte de acompasarse el torero  con  la velocidad del toro y, poco a poco, hacer que él se acople a la del torero. Asimismo es adecuarse el torero con su manejo del trasto  de muleta o capote a la embestida del toro. Aunque hoy en día vemos poco juego de capote.    En cada compostura y aire  taurino tenemos el camino que se nos abre y la fuente de inspiración  para las nuevas generaciones , por ejemplo: El Viti nos mostro la autoridad del temple; Curro Romero nos mostro la majestad del temple; Antoñete nos mostro la depuración del temple; Rafael de Paula nos mostro el dolor del temple; Dámaso González nos mostro la obstinación del temple; Joselito nos mostro la sencillez del temple; J. José Padilla nos mostro la tragedia del temple; Enrique Ponce nos mostro la capacidad de la  trasformación  gracias al temple. Hoy  los toreros más destacados por la mejor estocada y faena son muy pocos, el toreo de hoy es muy uniforme y lineal, pero podríamos entresacar de esta monotonía a Uceda Leal, Iván Fandiño, Alejandro Talavante, Antonio Ferrera, Diego Urdiales, Andrés Roca Rey, Jose Garrido, Ginés Marín… entre otros por haber salido de lo común, haberse mostrado como revelación,  y por haber creado algo descollado.

Tener una apreciación exacta sobre los Toreros -Becerristas, Alumnos de Escuelas, Novilleros y Matadores de toros- no es nada franco porque el valor de ponerse delante de este animal bravo tiene fondos insospechados e inalcanzables que siempre nos pueden sorprender porque este “mundo” es un arte inesperado e imprevisto.  Apuesto por todos sin excepciones y acepciones preliminarmente a cada actuación y demostración en el Ruedo para posteriormente sacar mis propias conclusiones.

El Toreo esta fuera del tiempo, es una verdad inmaterial e intangible,  es algo de regreso a los moldes de las antiguas Figuras o Matadores de toros en general,  y al mismo tiempo es algo vitalmente nuevo, del momento presente, de la actualidad. Cada Torero nos asombra y nos capta la atención por su impronta. A cada torero asociamos un torero del pasado.  El toreo es una verdad siempre antigua -Las Figuras de ayer-  y siempre nueva -las Figuras  únicas del hoy-  no sujetan al tiempo anárquico.

 

Por David Benavente

Fotografia Andrew Moore

2018-03-20T17:43:51+00:00