Estás aquí:--Ganaderia Castorera, en busca del triunfo soñado

Ganaderia Castorera, en busca del triunfo soñado

A principios de los años cuarenta del siglo pasado, invitaron a don Pedro Castorena Luévano a una corrida de toros en Zacatecas que lidiaban entre otros, el maestro Alfonso Ramírez “El Calesero” un encierro de Luis Manuel Barrios, hoy ganadería de Santa Fe del Campo. Al terminar la corrida don Pedro fue a felicitar al ganadero por el buen juego que dieron sus toros y éste le ofreció que si quería formar una ganadería de toros de lidia le cedía unas vacas.

De regreso en el rancho platicó con su hijo Felipe Castorena Olivares, sobre el ofrecimiento y ambos coincidieron en que debido a los constantes problemas de abigeato que estaba sufriendo su ganado manso, sería provechoso cambiar de actividad y dedicarse a la crianza de toros de lidia.

Así las cosas, en el año de 1944 don Pedro funda la ganadería de Castorena en su rancho Los Amoles del municipio de Rincón de Romos, Aguascalientes con un lote de 42 vacas que adquirió de las ganaderías de Malpaso, Peñuelas y Presillas más un semental de esta última, invitando al maestro “El Calesero” a realizar la retienta de lo adquirido. De ahí en adelante y por muchos años sería el tentador de la ganadería llegando a ser compadres. También participaron como tentadores José Antonio Ramírez “El Capi” y Francisco Ramírez “Curro Calesero”.

Dos años más tarde agrega dos sementales de la ganadería de Peñuelas. En el año de 1949 se cambia de ubicación al rancho San Miguel de la Presa, municipio de San José de Irla, Zacatecas y posteriormente en 1963 se regresa al estado de Aguascalientes, a su actual ubicación, en el rancho Las Tinajas del municipio de Aguascalientes.

Al no estar conformes con los resultados obtenidos, en 1968 le piden al matador “El Calesero” que retiente todo el ganado para realizar una depuración a fondo trayendo a la ganadería el primer semental de la ganadería de Valparaíso de don Valentín Rivero e iniciando una estrecha relación con esta ganadería que perdura hasta nuestros días. En 1976 agregaron un semental de Villalicia y cuatro años después otro de la ganadería Julio Moreno.

En 1971 fallece don Pedro pasando la ganadería a su hijo Felipe Castorena Olivares quien es el propietario hasta la actualidad con el soporte de sus hijos Felipe y Arturo Castorena Plascencia. A partir de 1999 han puesto a padrear sementales propios destacando el #54 toro de pelaje cárdeno claro hijo de un semental # 6 de Valparaíso y el semental # 28 castaño claro bragado hijo del toro #41 mulato obscuro bragado también de la ganadería de Valparaíso.

Debutó con una novillada en la plaza de toros de San Marcos, Aguascalientes en el año 1947 y su presentación en la Plaza México fue el 26 de octubre de 1986.

Los colores de su divisa son: verde limón y blanco. El hierro de la ganadería lo utilizaba la familia Castorena desde siempre y es miembro de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia desde 1954.

La ganadería Castorena ha tenido tardes memorables como la del 27 de enero de 1991 en la plaza San Marcos de Aguascalientes cuando el matador Humberto Moro despenó a “Toleque” que mereció arrastre lento. Le correspondió al diestro hidrocálido José María Luévano, en la feria de Jerez, Zacatecas el 15 de abril de 2001, dar el primer indulto a la ganadería con el toro “Gansito” herrado con el #39. El toro “Empeñoso” lidiado por Alfredo Ríos “El Conde” se fue al destasadero sin orejas y rabo en Tlaltenango, Zacatecas en el año 2002 y el famoso rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza le cortó las dos orejas y el rabo al toro #58 “Amigo” en Río, Zacatecas en el año 2005.

Escrito por : Cesar Coll Carabias

Fotografia: Oskar Ruizesparza ( Oskar@oskarfotografo.com.mx)

TIERRA BRAVA allende Aguascalientes

2017-12-06T10:19:35+00:00