Estás aquí:--Ganaderia Paco y Karla Santoyo, el sueño de un torero

Ganaderia Paco y Karla Santoyo, el sueño de un torero

Antigua ganadería de Cerralvo que en el año de 2006 cambia su nombre a De Karla y Paco Santoyo, nombres de la hija del matador  y del propio matador en retiro Francisco “Paco” Santoyo, conservando el mismo hierro y divisa, pero con una gran historia que nace cuando don Felipe Padilla la funda en 1946 en la Hacienda de Santa María de Gallardo, en el municipio de Aguascalientes con 40 vacas de San Diego de los Padres, 14 vacas de Zacatepec y dos sementales; uno de Zacatepec y otro de La Laguna, a la que agregaron a partir de 1949 varios sementales de las ganaderías de Piedras Negras y de La Laguna.

En el año de 1974, don Felipe Padilla le vende una parte de su ganadería a don Salvador Santoyo, incluyendo el hierro y la divisa, quien se lleva el ganado al rancho Las Bateas del municipio de Ojuelos, Jalisco. A partir de este cambio, don Salvador decide agregar varios sementales con procedencia de Jesús Cabrera.

Con una novillada el 7 de julio de 1953 se presentó en la Monumental Plaza México en busca de cartel. De las tardes relevantes de la primera época de esta ganadería está la del 27 de noviembre de 1960 en Guadalajara, cuando el novillero Pedro Jiménez “Pedrín” le corta las dos orejas y el rabo al segundo de la tarde para dar la vuelta al ruedo; el ganadero y el matador con el empresario don Ignacio García Aceves.

En enero de 1985 su hijo Francisco Javier Santoyo Pérez, conocido en el medio como el matador “Paco” Santoyo, le compra la ganadería a su padre incluyendo rancho, ganado, hierro y divisa y agrega un lote de 100 vacas y un semental de Jesús Cabrera.

Tres años más tarde, el Departamento del Distrito Federal le otorga cartel que le da el derecho de lidiar con su propia divisa negro y oro. Para el año de 1991 se agregaron dos sementales de la ganadería de Santoyo.

En el año de 2001 cambia de ubicación de los potreros de Las Bateas a una fracción del Salitrillo de Chinampas donde actualmente tiene su ganado. No conforme con el ganado de lidia que obtiene busca refrescar su sangre entablando una fuerte  relación amistosa con el conocido ganadero queretano don Fernando de la Mora quién lo ha apoyado desde esa fecha habiendo mejorado mucho su ganado de lidia.

Primeramente llegó en el año 2003 un semental negro zaíno marcado con el #76 de nombre “Poblano”. Dos años más tarde llega a padrear un semental de San Martín de la ganadería de Chafik Hamdan. Entre el 2006 y el 2013 refuerza sus empadres con la participación de tres sementales más de San Martín y cuatro de Fernando de la Mora.

Escrito por : Cesar Coll Carabias

Fotografia: Oskar Ruizesparza ( Oskar@oskarfotografo.com.mx)

TIERRA BRAVA allende Aguascalientes

2017-12-28T19:03:36+00:00