Estás aquí:--Joaquin Galdos y El Fandi cortan dos orejas respectivamente en la ultima de Cutervo

Joaquin Galdos y El Fandi cortan dos orejas respectivamente en la ultima de Cutervo

De la corrida anunciada como Paiján, de presentación aceptable salvo el sexto, destacaron el 1ro.,2do., 4to.y 5to, bravos, encastados, arremetieron y dieron pelea en los caballos derribando a los montados. Corrida con cuajo, hechuras y encastada. Partieron plaza, El Fandi, David Mora y Joaquín Galdós.

El Fandi, oreja y oreja.

David Mora, oreja y silencio.

Joaquín Galdós, dos orejas y silencio.

Detalles:

Se fallaron los premios de la siguiente manera,Triunfador de la Feria: El Fandi; Mejor ganadería: Santa Rosa de Lima; Mejor banderillero: Dennis Castillo; Mejor Picador: Yaco Reyes; Joaquín Caro, premio especial por su desempeño como becerrista.

Tal como lo hiciera en la víspera Román, El Fandi tomó puerta con el respectivo permiso, tras despachar su segundo toro, pues debía regresar de inmediato a España.

____

Aceptablemente presentada la corrida de toros ayer en la última de Cutervo donde vimos toros toros, con cuajo, encastados, bravos y enclasados. Salvo el que cerró que lució más joven, nada que reprochar al encierro anunciado como Paiján.

El Fandi, de nazareno y oro, que estuvo correcto en su primero, un encastado negro, que llevó mejor son por el pitón izquierdo y arremetió fiero a la monta de David de la Barra a quien derribó felizmente sin consecuencia.

La faena se sustentó a media altura con un Fandi que ya tenía a la gente consigo tras su acostumbrado desempeño en banderillas. Coloca una media algo tendida de efecto rápido y le conceden la oreja.

Con su segundo que hizo cuarto, un bonito jabonero sucio, abierto de sienes que fue bueno, estuvo efectista y festivalero. Tuvo ante sí a un toro que reunía todas las características buenas, cuajo, casta, bravura, tranco, fijeza y transmisión; salvo por lo único que le faltó que fue humillar, fue un dije. No obstante perder las manos en dos oportunidades, fue de triunfo que no llegó por la espada deficiente que cayó muy bajo.

David Mora, de tabaco y oro, gusta en Cutervo desde sus primeras actuaciones en la Jorge Piedra Lozada. Con su primero que pedía muleta en todo momento y que fue mejor por el derecho donde iba con clase no llegó a encimarlo para asentarse más con él. Por el izquierdo complicó algo pues tendía a rajarse sabiendo lo que dejaba atrás. De haberlo matado con acierto hubiera caído una oreja, sin embargo todo quedó en pudo ser.

Su segundo, que fue el quinto, un toro montadito que tuvo calidad, fue bravo y acometió pero que se fue yendo abajo acusando el segundo puyazo que recibió. Faena encajada, con gusto y entrega por parte del matador que echó la mano abajo con prolijidad en los muletazos. Lo administró bien, dándole el reposo y aire necesario. Lástima que la espada que hizo guardia le privara de tocar pelo.

Joaquín Galdós, trajeó de canela y oro, y nuevamente cuajó una importante y sólida faena ante un toro de bonitas hechuras que tuvo un buen lado derecho. Toreó con empaque y esas refinadas maneras en él conocidas desde el saludo capotero que fue por verónicas cadenciosas. Bien picado por Alberto Andrade El Toto. Cumplieron los de plata. No se puede torear más despacio que como lo ha hecho Joaquín. Siempre dándonos gusto en cada recorte, pase por bajo o trincherilla ejecutados con imposible desmayo y esteticismo. El tiempo, en su muleta, apenas se percibe como una quimera. Qué torero tan artista tenemos. Pegó una estocada hasta la bola algo desprendida que fulminó al burel. Dos orejas celebradas entre ovaciones.

Con el que cerraba plaza, un castaño que fue el de menos trapío e incierto, Joaquín aunque siempre en actitud, no redondeó pues acusó el toro complicaciones y prefirió aliñar. Estocada haciendo guardia. Silencio.

La tarde del colofón de esta edición de la feria cutervina dejó buen sabor de boca. Como en sí toda la feria que cerró con éxito y balance aceptable si tomamos en cuenta lo del año pasado. Carteles de matadores anunciados que se presentaron a torear. Oportunidad para los novilleros, y salvo dos tardes con ganado anovillado pero que no desentonaron, la plaza mostró buenas entradas en cada jornada. Los profesionales cumplidos en sus pagos, se otorgaron facilidades a la prensa y se alejaron las sombras del escepticismo que pudieron rondar merced a la buena organización y labor de la comisión encabezada por la municipalidad. Bien.

Por Martin Campos

Fotografia William Canales

2018-07-01T19:03:14+00:00