Estás aquí:--MANIZALES LLORA A SU TORERO, TARDE DE LLUVIA EN TERCERA DE FERIA

MANIZALES LLORA A SU TORERO, TARDE DE LLUVIA EN TERCERA DE FERIA

El día desde muy temprano estuvo encapotado, con la plaza cubierta por neblina y lluvia, quizás porque el cielo de Manizales lloraba a Andrés de los Ríos, quien en horas de la mañana decidió no acompañarnos más en este mundo.

Se lidió un encierro de novillos de la ganadería de Achury Viejo, de excelente presentación y juego variado, pero en términos generales encastado y con posibilidades, pero que requerían de mayor experiencia para torearlos. Sobresalió el buen quinto.

El primer alternante de la tarde, Sebastian Caqueza, tuvo que esperar unos minutos mientras los monosabios distribuían acérrin en el ruedo para secar algunos sectores del ruedo que estaban húmedos por la constante lluvia. Su brindis fue al cielo, a la memoria de Andrés de los Ríos, que partió hoy de este mundo. La faena fue de uni pase, el toro era encastado pero exigía sitio para encontrarle la lidia adecuada, y a pesar que Caqueza puso todo de sí, se le vio algo embarullado. Estocada efectiva. Palmas.

El cuarto de la tarde cobró poca emoción y la faena tuvo poca ligazón, también fue corta y brilló más la voluntad de Caqueza que el orden dentro de la faena. El novillo era algo avanto pero lo que pedía era más sometimiento. Pinchazo y estocada de excelente colocación y ejecución. Silencio.

Era un diluvio lo que caía sobre Manizales cuando salió el segundo de la tarde, el ruedo estaba hecho un lago. Sin embargo Andrés Bedoya salió a buscar los micrófonos para hacerle un brindis a quien como él dijo, era su hermano, amigo y compañero de luchas y entrenamientos, Andrés de los Ríos. Lo recibió de rodillas con la muleta en la mano derecha, para empalmar varias tandas con esa misma mano… la faena no pudo ser muy larga, pero sí muy emotiva y pese al frío, logró conectar con el público. Estocada calando al ejemplar, pinchazo, estocada trasera y tendida. Palmas.

El quinto de la tarde fue brindando a unos héroes que son los responsables que la corrida pese a todo se pueda dar, los monosabios de Manizales, que ponen a punto el ruedo ante las inclemencias del clima. Andrés Bedoya sometió en sus inicios al toro por doblones, pero no logró su propósito de mandar… el toro era un gran ejemplar, con calidad y casta, pero no se vio que Andrés hilvanara una faena. Dos pinchazos y estocada. Palmas. Palmas al toro por su bravura.

Tras media hora de arreglos en el ruedo por las intensas lluvias, salió por decisión del novillero Santiago Fresneda, el tercer novillo de la tarde; de muy buena estampa y partiendo plaza. Variado y vistoso con el capote, para alegría de los tendidos. Emoción corre por las venas de Fresneda, las comparaciones son odiosas, pero creo que esta es de orgullo pues su carisma lo ha heredado de su padre; Gitanillo de América. La faena empezó más ligada pero poco a poco el toro fue buscando tablas, y Santiago tuvo que ir tras él por varias partes del ruedo. Es un torero de espectacularidad, más que de ortodoxia y eso gusta a la gente. Estocada de buena colocación. Oreja.

Santiago Fresneda le brindó su último toro a su padre y salió a torearlo por alto prendido de las tablas con la muleta, sin embargo no le fue fácil tratar de lidiarlo porque ya en él la brega que recibió el novillo durante el tercio de banderillas fue muy mal enseñado a llevar siempre la cara arriba y imponer su voluntad. El astado buscó el abrigo de las tablas y los pases de Santiago no tuvieron continuidad ni limpieza, tomó la buena decisión de abreviar. Suerte suprema defectuosa en varias oportunidades. Silencio tras tres avisos.

Reseña: Se lidiaron seis novillos toros de la ganadería de Achury Viejo, de muy buena presentación y juego variado. Sebastián Caqueza Palmas y silencio. Andrés Bedoya Palmas y palmas. Santiago Fresneda Oreja y silencio tras tres avisos.

 

Por : Carolina Baquero H.

Fotos : @cormanizales

2018-01-10T20:22:33+00:00