Estás aquí:--Roman Conquista Manizales en su debut

Roman Conquista Manizales en su debut

Román Collado conquista en su debut en Colombia Una entrada como todo los días excelente, y hoy con un cielo totalmente despejado para adornar un buen cartel de dos nacionales y un español, quien salió triunfador de la tarde.

Se lidió un encierro muy bien presentado de la ganadería vallecaucana de Paispamba, muy bien presentado pero con un comportamiento desigual, con genio malo; a excepción del segundo de la corrida.

Leandro de Andalucía del municipio de Villapizón en Cundinamarca, ha iniciado la tarde con una larga cambiada a un ejemplar bellísimo de estampa, pero que después de la puya cambió su comportamiento para mal. La faena no tenía opción más que se de uni pase porque el toro se vencía por los dos pitones, en especial por el izquierdo. La muleta siempre trompicada por ese defecto de falta de raza y clase del ejemplar. Dos pinchazos, estocada perpendicular y cuatro intentos de descabello. Palmas tras aviso y pitos al toro en el arrastre.

Qué mala suerte tuvo Leandro de Andalucía con el cuarto, un toro distraído, descastado, manso y sin clase. Lo que pudo hacer de faena Leandro fue porque no descubrió el hocico del ejemplar, sin embargo debió ser una faena sin continuidad y en línea recta. Quizás al torero le faltó en el inicio de faena bajar más la mano para ver si algo más se podía hacer, pero la verdad son suposiciones porque este de Paispamba no quería nada. Estocada caída. Palmas. Pitos al toro en el arrastre.

Muy vistoso con el capote estuvo en su debut el español, Román, quien fue variado y hábil con sus manos. Luego del tercio de banderillas brindó al público y se puso de rodillas para torear por derechazos, hecho que le ayudó para someterlo a pesar de su condición de llevar siempre la cara arriba, el toro era encastado y se repetía en la muleta, sin embargo para iniciar cada serie era algo tardo, siéndolo aún más por el izquierdo. Pero qué bien se desenvuelve y torea este joven rubio hispano, lo probó por los pitones, incluso con naturales por la derecha. Faltó temple pero influía lo pegajoso del astado y el calamocheo. Espada contraria pero en todo lo alto. El toro murió mientras el torero lo aplaudía. Dos orejas, que podría haber sido una.

Palmas al toro en el arrastre. De ruana se puso el ruedo el quinto del festejo, un toro que perseguía a todo cuerpo que se moviera, provocó tumbo y convirtió el tercio de banderillas en un largo sufrir. Pese a ello Román Collado brindó el tiro al tendido joven de Manizales que alberga a más de mil jóvenes de menos de 25 años. Todo lo puso el diestro, los pases trató de templarlos e incluso logró ligar 2 o 3 pases, pero definitivamente ese ejemplar era manso, peligroso o como dirían en el argot taurino “mala leche”. Estocadón que se tragó el toro y dos intentos de descabello. Palmas tras aviso.

Juan de Castilla tuvo muy mala suerte con el primero de su lote, un toro de bella estampa pero que le costaba llevar los 500kilos que pesaba, tenía poca fuerza y tendía a perder las manos. La faena fue más de intento y de poner la carne en el asador este antioqueño, pero era casi imposible ligar con este toro que se quedaba en la mitad de cada muletazo. Estocada caída. Leves palmas y pitos al toro.

Cerró el festejo un jabonero sucio que permitía el lucimiento de Juan de Castilla, se arrancaba de largo, seguía la muleta cuando le llamaba con la voz, aunque sin continuidad y se fue a menos a medida que avanzaba la muleta… pareciera que lo del inicio fue sólo un destello de calidad pero su motor se acabó pronto y acusó más su embestida por alto. Juan de Castilla estuvo muy valiente, serio, voluntarioso y remató su faena con unos redondos invertidos que emocionaron a la afición. Estocada recibiendo un pelín desprendida y calada, dos intentos de descabello. Palmas.

 

Reseña: Se lidiaron seis ejemplares de la ganadería de Paispamba, muy bien presentados y juego desigual. Leandro de Andalucía Palmas tras aviso y palmas. Román Collado Dos orejas y palmas tras aviso. Juan de Castilla Leves palmas y palmas.

 

Por Carolina Baquero

2018-01-11T13:41:43+00:00