Estás aquí:--¿SABÍA USTED porque a Manuel Domínguez recibe el sobrenombre de «Desperdicios»?

¿SABÍA USTED porque a Manuel Domínguez recibe el sobrenombre de «Desperdicios»?

2019-10-14T16:48:04+00:0015 octubre, 2019|Curiosidades|

Por Manolo Herrera

El matador de Toros Manuel Domínguez Campos «Desperdicios», vio la luz por primera vez en Gelves (Sevilla) el 27 de febrero de 1816, apagándose la luz de la vida en Sevilla el 6 de abril de 1886, en el mundo taurino es conocido por el sobrenombre de «Desperdicios» aunque este sobrenombre nunca lo utilizo en los carteles donde se anunciaba como Manuel Domínguez.

Cuenta la leyenda taurina que el origen de su apodo se debe a la decidida exclamación con que espantó al público de El Puerto de Santa María (Cádiz), después de haber recibido una certera cornada que le vació la cuenca de un ojo. Arrancándose con decisión el colgajo sanguinolento que pendía de la órbita ocular, Manuel Domínguez gritó: «¡Fuera desperdicios!».

Pero la realidad es que se lo puso Pedro Romero, quien, teniéndolo como alumno en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, celebró su destreza y valor con una de sus acostumbradas sentencias: «¡Este muchacho no tiene desperdicio!».

Sea como fuere, lo cierto es que «Desperdicios» perdió un ojo en 1853, a consecuencia de una grave cornada sufrida en la plaza de El Puerto de Santa María, lo que no le arredró ni le movió a cortarse la coleta.

¿LO SABÍA USTED? Perfecto. ¿NO LO SABÍA? Pues ya lo sabe.