• Una licitación muy polémica en Nimes.
  • Problemas con el «fisco» en Francia y España.

A quién actúa con maldad hay que desearle suerte… tarde o temprano la necesitará.

El momento ha llegado. Simón Casas empieza a recoger sus frutos de sus acciones y sus consecuencias, los impuestos españoles y franceses están empezando a desmoronar el castillo de naipes que construyó con demasiada prisa, dejando ver una bonita fachada pero que carece de los cimientos necesarios para sostenerse. La seriedad debería ser la base de una empresa que por momentos pareció controlar el panorama actual.

Los vientos del cambio han llegado, y si hubiera justicia empezarían por Nimes. En la próxima licitación que se decidirá en unos días, Simón Casas no se presente con su actual empresa, “Simón Casas Productions”, sino que licita  asociado junto a María Sara dueña de la empresa “Kika”.

-¿Por qué? Muy sencillo, la inviabilidad de su empresa en territorio francés.

Las deudas contraídas en Francia por el impago de la TVA (Iva) al estado francés  y los impagos de las derivaciones de las cargas de la seguridad social de sus trabajadores hacen que sea inviable presentarse a una licitación como “Simón Casas Productions”. Dos frentes abiertos con dos ministerios diferentes, que le piden varios cientos de miles de euros.

El mismo problema tiene en España, donde el ministerio de Hacienda le exige los impuestos sobre los años 2013 y 2014, que según algunas fuentes supuestamente ascienden a 750.00 euros, y al no haber sentencia firme se ha recurrido. El problema se agrava cuando el fisco español también desea auditarle los años 2015, 2016 y 2017, algo que podría dejar al empresario francés en la ruina, por impago. Salvo que “Toñete”, llegue al rescate del francés entiéndase la ironía, el pájaro de la quiebra planea en su cabeza a diario.

Sin músculo financiero que se encargue de gestionar su deuda, Simón Casas solo le queda el bastión de Nimes para aferrarse a una plaza  y tener futuro–Valencia un año de prórroga, Alicante sale a concurso-. En las próximas semanas probablemente Simón Casas se desvincule de la gestión directa de Madrid, y no aparezca como empresario del coso Venteño.

Muchas irregularidades en la temporada de Licitación del ilustre coliseo romano de Nimes. Un auténtico despropósito, donde el poder de Simon Casas ha hecho que los pliegos intenten remar a su favor, por ejemplo: la tarificación de las entradas, un punto clave en todo pliego de condiciones, y donde la empresa  de Juan Bautista salía clara ganadora, al obtener 7 de los 9 puntos, no ha tenido repercusión directa en la puntuación total.  Otro caso palpable, evidente, y vergonzoso, donde la imposición de Casas al alcalde es total, fue la apertura del pliego, para matizar ciertos puntos, el 30 de octubre. La última fecha activa para la licitación fue el 9 de septiembre. Esa irregularidad hacer prever presuntamente un trato de favor a Simón Casas,  de parte del Alcalde de Nimes, para que el empresario francés modifique algunos puntos, en los que podría perder contra el actual ganadero y empresario de Arles, Juan Bautista.

Poca claridad, trabas administrativas, presunto trato de favor, y muchas irregularidades en la carrera por Nimes, que favorecen al señor Casas. Una lástima que la afición francesa no se levante ante tal  “paripé” ejercido por una administración que se supone ser imparcial y seria. Una administración con el alcalde a la cabeza, que tendría que mirar por el futuro de la fiesta en Nimes, y dejar de beneficiar a empresarios marchitos, caducos, y endeudados.

El sábado 14 de diciembre será el día, en la que las 53 personas voten a favor del próximo empresario de Nimes, que está muy igualada a lo que puntos se refiere, incluso después de esa pequeña prorroga que recibió el 30 de octubre Simón. Si hubiera justicia, la renovación taurina llegaría a Nimes, para afrontar una nueva etapa con aire fresco.

Foto de Anthony Maurin realizada la temporada 2016

Polémica salida de Simon Casas y Maria Sara de Mont de Marsan 

Por su parte, el binomio formado por María Sara y Simón Casas en Mont de Marsan ha terminado muy mal, y saliendo por la puerta de atrás. El Alcalde de la ciudad francesa, que cuenta con una plaza de 1º categoría, se siente inmensamente engañado por los dos empresarios, al descubrir ciertas irregularidades en las facturas de transportes, ganaderías, etc.  En esta ocasión las facturas no reflejaban la realidad, al encontrar con cifras muy por encima del mercado actual, motivo por el que habría sido la causa de tan fulminante decisión. Una conversación entre el alcalde de Dax y el alcalde de Mont de Marsan sobre el coste de la corrida de Victorino Martín habría sido el desencadenante. 

El tiempo del cambio ha llegado en el toreo, las viejas tramas, y engaños tienen que terminar, para poder honrar con respeto al mundo taurino, y extender los valores de la tauromaquia a todos los aficionados.

Por Juanje Herrero