Estás aquí:--Y DE REPENTE TODOS FUIMOS TOREROS

Y DE REPENTE TODOS FUIMOS TOREROS

Por José Carlos Gómez Mancebo

He preferido dejar pasar unos días desde que sucedió todo. No he querido escribir desde la impronta del momento, pues me podría haber dejado llevar muy fácilmente por la pasión y eso no me hubiera permitido ser objetivo.

Me estoy refiriendo a la tarde del 7 de octubre de 2018 en la plaza de Las Ventas. Me refiero a todo cuanto sucedió esa tarde en coso venteño; a la experiencia que los aficionados pudimos vivir y a lo que vivieron también los espectadores que sin ser aficionados se contagiaron de la sensación que se apoderaba de cada uno de nosotros y que nos hacía entrar casi en éxtasis.

Diego Urdiales bordó el toreo, pues además de torear con gusto y digamos en bonito, toreo bien, llevó largas las embestidas de sus toros y lo más importante, le puso verdad, su verdad, que no es otra que la verdad del toreo y que ya es nuestra verdad.

En todo momento se sitió torero y nos hizo llegar a todos ese sentimiento y claro, todos fuimos toreros. No era Diego Urdiales el que espiritualmente estaba dando largos naturales, no. Éramos todos los que estábamos cruzados al pitón contrario, adelantando la muleta, ofreciendo el pecho, cargando la suerte y vaciando el muletazo. Diego Urdiales nos hizo sentirnos toreros. Que fácil fue lo que hizo y que difícil es hacerlo. Que hermoso fue todo y que efímero resulta la belleza de sentirse torero.

Siempre he intentado, más no siempre lo he conseguido, tener un profundo respeto por todos los toreros, hasta por los que no me gustan, pero con Diego Urdiales, Octavio Chacón, Emilio de Justo, Paco Ureña, Alejandro Talavante, Javier Cortés, y otros que me dejó en el tintero, es algo especial. Mi más sincero reconocimiento a todos aquellos que se visten de seda y oro o de plata, pero más a quienes no rehúyen a la plaza de Madrid y cuando hacen el paseíllo en la misma hacen de su verdad nuestra verdad.

Las cosas podrán salir mejor o peor, ya sabemos que el hombre propone, Dios dispone y el toro descompone, pero no se puede negar un trago de agua a quien se juega la vida por un ritual, por una fe en una tradición histórico-cultural arraigada tan profundamente en nosotros.

Gracias Diego Urdiales por hacernos partícipes de tu alma. Gracias Octavio Chacón por compartir con nosotros tu hambre torera y tu vergüenza torera.

Gracias Diego Urdiales por estar tan pendiente y tan tapado de Octavio Chacón en la lidia de ese peligroso quinto toro de la tarde. Ahí estabas con tu capote en el callejón en el tendido 5. Casi nadie se dio cuenta. No hace falta. Basta con que tú estuvieras allí.

Gracias Octavio Chacón por dar otra lección de colocación y responsabilidad. Ese salir en varas al ruedo por el portón por delante y protegiendo al picador de turno es de las cosas más toreras que he visto en mucho tiempo.

 

Lástima que David Mora no entendiera al mejor toro de la tarde, ese tercero que tenía un cortijo en cada pitón. David superó físicamente aquella terrible cornada de Madrid de hace unos años, pero creo que no la ha superado psíquicamente. Pese a que se dejó ir un toro de bandera y el público le pitó, quiero enviarle un abrazo y desearle lo mejor. Espero que vuelva a ser el torero que todos sabemos que lleva dentro y ahora lo que hay que hacer es respetarlo y apoyarlo. No es un oportunista que viene a Madrid a pasar el trámite. No lo es. Es un torero curtido y hecho en Madrid. Respeto para él.

Esa tarde mi compañero de localidad fue un amigo mío de la infancia que ahora, nunca es tarde, empieza a asomarse al mundo del toro. Esta era la quinta o sexta tarde que me acompañaba y en sus ojos vi brillar la ilusión de un niño que descubre un mundo maravilloso de belleza y plasticidad. Me miraba y no era capaz de articular palabra alguna y yo solo le podía decir “ESTO ES TOREAR”. Ya hay un aficionado más.

No sé si habré logrado transmitir lo que yo sentí la tarde 7 de octubre en Madrid, fue algo tan maravilloso que creo que no fue real. Sí, he visto grandes faenas en Madrid en 40 años de aficionado. Me he emocionado muchas tardes y cabreado otras muchas más, peor la sensación que saque el domingo fue diferente a las anteriores.

 

Gracias y suerte para todos.

2018-10-18T20:03:22+00:00