Universitaria, neoyorkina, periodista, fotógrafa, escritora, investigadora y “figura del toreo”

Sus libros son lo que más líneas y estampas han dejado sobre la mujer en el toreo, el cine taurino y los toreros de plata.

No tengo a mano todos los libros editados a Muriel Feiner. Sí están en los anaqueles de mi biblioteca y de casi todos me queda rastro y recuerdo por su virtud, entre otras muchas, de estar plagados de fotografías que enriquecen el texto,  amenizan el interés y hacen la obra más popular, meritoria y asimilable.

En el mundo, planeta, corral, comedero o tertulia taurina la palabra “figura” es una metáfora utilizada para ensalzar a personas que destacan en una faceta de la fiesta. Esencialmente con toreros y también con ganaderos de bravo, banderilleros, corraleros, mozos de espadas, cronistas y aficionados de tendido, tabernarios, y de barrera… con situación social, política o económica saneada…aparentemente.

Sin los libros de Muriel, la mujer, con tanto protagonismo en la Tauromaquia, sería ignorada por la inmensa mayoría de ciudadanos que conocen algo del toreo y su mundo. Cada publicación de Muriel Feiner exige un saco de páginas, y días, para exponer una síntesis de su contenido. Me conformo con señalar que existen y exponer leves catas que me vayan viniendo para resumir en un par de folios o tres.

Muriel Feiner, nacida en New York, vio su primera corrida en Las Ventas mediados los 60. Entró con prejuicios y salió entusiasmada. Volvió a EE.UU. Veía los festejos mexicanos por televisión y tomó contacto con los gringos del CTNY que se reunían en Manhattan. Pasaba los veranos en España y, al no admitir mujeres en las peñas taurinas, creó el Club Internacional Taurino en 1970: Reuniones, fiestas camperas, conferencias… Licenciada, escritora, conferenciante, periodista,  fotógrafa…cuelga mil títulos, diplomas y graduaciones oficiales. Casada con el torero Pedro Giraldo, comparten dos hijos.

“La mujer en el mundo del toro” tiene un cuarto de siglo y es base para alguno posterior con ampliación de lujo. Además de carteles veteranos nos recuerda a La Pajuelera, con lámina de Goya, La Fragosa, La Garbancera, Las Noyas, La Reverte, Hnas. Palmeño, Soledad Miralles, Juanita Cruz, que toreó “toda” América, además de en Madrid y Sevilla, Conchita Cintrón, a pie y a caballo, toreras de México, Perú y Colombia, portuguesas y gringas como Patricia McCormick y Bette Ford. Me  recuerdan marcas de tractor o segadora agrícola de mi niñez.

Ahí sale la Princesa de París, la tejana Patricia Heyes, las toreras a caballo Amelia Gabor, Lolita Muñoz, Rocamora, Linares…con las toreras modernas a pie y la lucha gremial de Ángela Hernández. Llegaron Mari Fortes, Maribel Atiénzar, primera matadora de la era moderna y la mejor torera que he visto, Paz Vega, Cristina Sánchez y un puñado de novilleras hasta hoy. Es la base de la obra.

No faltan las ganaderas de bravo: María Lourdes Pérez Tabernero, Dolores Aguirre, Rosa Escobar, Silvia Camacho, Caridad Cobaleda, Carmen Lorenzo, Pilar Martín “Victorina”, María Briones…las sastras, presidentas de clubes, escritoras, cronistas…Dos décadas después nos aportó “Mujer y Tauromaquia (Desafíos y logros”. El título es totalmente orientativo y amplía, con derroche gráfico a todo color, a su “progenitor”. Una tarea de investigación gigantesca en la que trata con amplitud todo el campo taurino actual femenino  hasta Lea Vicens, destacada torera a caballo ahora mismo. Un derroche gráfico, multiplicando  lo anterior sobre el tema, que contiene historia de dos siglos. Ahí están todas las mujeres que se han relacionado, de alguna forma, con el mundo taurino.

Apuntillando el siglo pasado editó dos ejemplares, con más de 500 páginas, que tituló “Los protagonistas de la fiesta”. En uno, trata de la plaza empezando por el empresario para escribir del capellán, los vendedores y el director de la banda. Añadía los tendidos, la prensa, la televisión y completaba con el ruedo y los mulilleros, areneros, monosabios y aficionados. Un estudio explicativo completo y con los protagonistas en escena.

En el otro, se apoyaba en el toro, el torero, desde el matador, novillero, picador…hasta El Chino Torero. Otro capítulo es el “entorno” y no falta el apoderado, mozo de espadas y hasta el sastre. Dentro de lo relacionado pueden incluir oficios, ayudas y todo lo que se les ocurra que aquí lo encontrarán.

Otro volumen de Feiner se centra en “Los toreros de plata”, mi debilidad. Con páginas de subalternos y escenas en patios de cuadrillas y en las arenas. No puede faltar Pedro Giraldo, conocido del que esto firma desde sus principios. El palentino Giraldo, nacido en Cisneros, se inició en el toreo en Sevilla y por el 68 toreó sin picadores debutando con ellos cuatro o cinco años después en Baracaldo. Vivió un puñado de años en Logroño toreando “de todo”, en todas las plazas norteñas y por casi nada, y tomó la alternativa en la feria de Palencia del 78 con El Viti y Palomo en el cartel. Toros de Galache. De Logroño asistimos algunos amigos a la corrida. Los toreros, entonces, hasta felicitaban la Navidad. Recuerdo la del 77 con un derechazo y fotografía con su apoderado Máximo Robledo: “La sangre derramada en Madrid, Francia y Ávila impidieron la alternativa en la pasada temporada. En 1978 (D. m.) será posible en Palencia”. Feliz Navidad y venturoso Año Nuevo.

Se jubiló de banderillero, ayudó a numerosos novilleros y siempre fue voluntario para colaborar en los festivales que se organizaron a favor del asilo de ancianos de Cenicero, La Rioja, tierra donde se le recuerda y quiere. En un mano a mano, con “victorinos”, de Ruiz Miguel y Tomás Campuzano en la feria de Logroño  de 1981, Pedro era sobresaliente y saltó a torear y matar un toro devuelto a corrales.

En “los de plata”, se ve y se nombra a Corbelle, Chocolate, Curro Cruz, Pepe Castilla, El Boni, Bojilla, El Vito, Luis González, Alfonso Ordóñez, Rafael Torres, Chaves Flores…y mil más. Y a los varilargueros Raimundo, Montoliú, Montiel, Salvador, Diego Ortiz…¡Están todos!

Los volúmenes dedicados a los toros en el cine son históricos. No conozco algo tan completo, tan documentado con las fichas de rigor y todos los carteles, tan fácil para la consulta…Ahí están todas las películas del cine taurino que son cientos. Me gustaron en su día especialmente, “Mi tío Jacinto”, de Ladislao Vajda, “Torero”, del exiliado español, en México, Carlos Velo, “El momento de la verdad”, protagonizada por Miguelín y “El monosabio” que interpreta José Luis López Vázquez. La de “mi tío” trata de la penuria y alcoholismo de un torero fracasado. “Torero”, con preciosos pasajes del toreo de Manolete, refleja el miedo y la soledad del mexicano Luis Procuna. Miguelín deja el pueblo andaluz y busca curro en Barcelona. Al enterarse del millón de El Cordobés quiere ser torero. La del monosabio es brutal. Refleja el inframundo taurino, la picaresca, los frustrados…rozando el costumbrismo y  esperpento con la maravillosa jerga taurina.

Presentó Muriel en el Centro Rojano de Madrid, hace una década, “De Lumiére a Manolete”. Prologado por el gran cineasta, y buen aficionado, Agustín Díaz Yanes al que dedica unas merecidas páginas en el núcleo de la publicación como a Cantinflas, Pepe Gan o Jaime de Armiñán.

El libro, entiendo que es un recorrido desde el cine mudo y una enumeración de cintas o reportajes, por décadas, hasta el S. XXI sembrado todo de imágenes. Muriel ha editado algún libro en Inglés, ha traducido muchos de castellano al inglés y viceversa y lo mismo ha hecho con guías turísticas, catálogos y similares a nivel oficial y para empresas privadas. En el trato civil es una dama admirable y noble.

Como se habrán dado cuenta…Muriel Feiner es una figura. Repasando su obra podría uno pasar un confinamiento prolongado. Si se beben a sorbos…mejor. Quiero pensar que solo he recordado a los aficionados algo que conocían. Pero sabiendo lo poco inversores que somos en “papel, libros y revistas”…los recomiendo como algo nuevo. Y si se los regalan…¡Ya saben! : “Hay que apuntarse a lo gratis, cueste lo que cueste”. Aunque sea un pasquín en arame

Pedro Mari Azofra

PIE DE FOTO: Años 70 en Logroño. Muriel Feiner presenta una publicación taurina en presencia de Julio Robles, el pintor Indalecio Sobrino y la esposa del Alcalde de Logroño.