Hace décadas Manolo Chopera hizo públicas ideas de visionario.

“El torero manda más que nunca aunque sea solapadamente”

Acababa el 1995 y Manolo Chopera dejó unas declaraciones a Paco Apaolaza en “Dígame”, ya desaparecido como los dos citados. Decía el periodista que Chopera, fue sinónimo de independencia cuando la fiesta… era otra. Ante los problemas que la ahogan piensa que “no hay más remedio que crear una plataforma para analizarlos y proponer soluciones solidarias buscando la “autorregulación” de un sector que a pesar del record de corridas, 803, ve el futuro con grave preocupación”.

Manolo denunciaba que se lidiaron toros que “no debieran haber nacido si se hubiera seleccionado a las madres con rigurosidad”. Que el control de empresarios estables sobre las figuras, era imposible ya que lo de “te doy tantas en tales condiciones” es inútil cuando le da igual torear 100 que 115. No sería lo mismo si torease 40 y el matador se jugara el 25 % de su temporada en la negociación.

Jesulín toreó ese año 161 corridas. Litri, 133. El Cordobés, 126. Ponce, 120. Rivera, Finito, Joselito y Barrera más de 70. Rincón y Ortega Cano más de 60. José Tomás y Morante eran novilleros.

“Chopera” dijo que los males se originaron en el 85 y ahora llegaba el pánico aunque en el 95 la gente acudió a las ferias, como siempre: “A los carteles más llamativos sin ningún juicio crítico para elegirlos”. Los toros se vinieron abajo en la mayoría de las corridas de feria y eso mosqueó más al empresariado que al público.

La movilidad del toro es “la única forma de enderezar esto”, decía Manolo. “Un toro que seleccionara toreros y algunos no podrían torear la cantidad de corridas que hoy torean. El toro de los sesenta recibía dos o tres puyazos, tenía 30 o 40 muletazos, no hace falta más. Es curioso que se hagan las faenas más largas al toro más parado”. Una forma de aburrir como otra cualquiera, añadiría el que esto firma y que acontece en la actualidad con frecuencia.

Se lamentaba Manuel de que en contrato en plaza pública no podía imponerse dictando normas para favorecer el espectáculo porque las figuras se pueden negar a torear con lo que te hacen incumplir las condiciones exigidas: “Haces un cartel con toros que crees pueden moverse, matadores preparados, responsabilidad, ganas… Carteles pensados para aficionados… y si no están las cuatro figuras te matan”. “La gente va a las corridas “estelares” aunque luego proteste. Tienes que llevar figuras por narices, por pliego leonino, reglamento con reconocimientos selectivos…Estás atado de pies y manos”. Sigue el desarreglo.

“No se puede decir a un torero, de los imprescindibles, ahora vas a torear esta corrida o la otra porque como te aguanten un envite te han jodido. El torero manda más que nunca aunque sea solapadamente”. Hoy hasta se agrupan para imponer.

“Todo gira alrededor del torero y debería ser alrededor del toro. A fulano no le gusta este encaste, a mengano el otro…haces los carteles y se condicionan los resultados y luego llegan las decepciones. Lógico, porque lo tienen todo hecho. Si tú ganas 20.000 duros al mes, te ofrecen 10.000 más y te hacen falta, te matas por conseguirlos. Si ganas 2.000.000 de pesetas las 50.000 pesetas más te dan igual porque no te desequilibran la situación económica”.

“Si esperas a que pasen las Fallas y Sevilla y están mal los que suponemos figuras, a quién contrato si no hay otros. Ya se están contratando para San Isidro. Si lo ven claro y tienen ganas, la arman. Si no, pasan inadvertidos pensando que tienen 100 tardes al mismo dinero en el resto de ferias. No sé lo que hace falta. Pero mirando a los matadores en los callejones…Sus actitudes, sus risas, su relajo…No sé. La imagen no es buena ni los hechos tampoco. La cuestión o el estado actual preocupa y la solución entiendo que está en toros que aporten más emoción de cara a los espectadores y más esfuerzo y entrega de los toreros imprescindibles”.

FERIA DE LOGROÑO 95

Corridas. Victorino, Joselito (M. Núñez), Cebada Gago, Peñajara, El Pilar (El Puerto y C. Gago).

Carteles.

1-El Tato, Higares y Pepín Liria.

2-Rincón, Joselito y Ponce.

3-M. Sánchez, P. de Portugal y J. I. Sánchez.

4-P.H. de Mendoza, Campuzano I, P. Carra y M. Sánchez.

5-Rincón, Ponce y Jesulín.

Resultados (Lo-95) en 31 toros

5 orejas

2 vueltas

9 ovaciones

9 silencios

7 avisos

6 pitos

Toreros claves del 95                  Ganaderías claves del 95

Litri                                                      Torrealta

Rivera                                                   JPedro

Finito                                                   Atanasio

Barrera                                               Sepúlveda

Cano                                                     Cuvillo

Manzanares                                         Pereda

Aparicio                                               AP

Rincón                                                 Victorino

Jesulín                                                 Jandilla

Ponce                                                   CGago

Joselito                                                ADomecq

El Cordobés                                       Algarra       

Ha pasado un cuarto de siglo. Solo queda en la parrilla estelar del toreo Ponce y cuatro ganaderías de bravo…de aquellas. Sigue todo igual, ha cambiado lo esencial, no nos hemos enterado…¿Es el público feriante lo exigente que debiera? ¿Ayuda la transigencia, el triunfalismo y el palmoteo a una fiesta de toros normal y con futuro? ¿Llegará el toro con mando a distancia, drones o algo así? El que defiende al toro bravo, repetidor, noble, creando emoción y víspera de peligro defiende la fiesta brava. Lo otro es otra fiesta más social y menos genuina y en peligro y disminución. Ahí queda una simple observación para los implicados.

Pedro Mari Azofra.