Por Juanje Herrero

El festejo popular ha sido y será el bastión de la tauromaquia, el motor que fomenta la afición taurina en todo el mundo. Los festejos populares y las fiestas patronales van unidas de la mano desde que España empezó a jugar al toro. Muchos pueblos sufren el acoso de políticos, de instituciones, ayuntamientos que con más trabas, cada vez intentan privar al pueblo de sus tradiciones.

En ocasiones, no es fácil sacar adelante un evento taurino, muchas peñas, asociaciones, clubes se enfrentan a una dictadura animalista minoritaria pero incesante. ¿Que sería de los pueblos sin sus festejos populares? El 14 de septiembre de 2019 se puso en evidencia a todos aquellos que obstaculizaron, criticaron y boicotearon cualquier festejo popular. En Burriana, el toro «Nubarrón» de partido de resina adquirido por Satine consolidó la fuerza de los festejos populares. Un aliciente para algunos pueblos, un motivo de orgullo para otros. Al final la fiesta de los pueblos ganó.

Con independencia de su bravura, tal vez para algunos el toro de Satine fue demasiado caro, pero si lo analizamos con detenimiento probablemente haya sido el más barato. Según los estudios de la Universidad politécnica de Valencia, “Els Bous al carrer” han generado en 2019 cerca de 34 millones de euros de beneficios en la Comunidad Valenciana. Solamente el 14 de septiembre se estima que Burriana generó al menos una media de 25 euros por persona ascendiendo a 1 millón de euros directos entre bares, tascas, consumiciones en peñas, desplazamientos y otros tantos indirectos en todos aquellos bares que congregaron aficionados para ver la salida en otros pueblos de España y parte del extranjero incluso colapsando el servidor de la televisión local.

Así lucia uno de los bares de Burriana ante la inminente salida de “Nubarron”

El festejo popular sigue demostrando cada día que es el motor que nutre al festejo mayor de aficionados. Cada día un grupo de amigos, aficionados, amantes de sus tradiciones siguen luchando en algún lugar de España por preservar y fomentar la cultura taurina. Las 40.000 personas que se congregaron en Burriana para contemplar un toro, sin complejos, con el valor q impulsa sentir nuestras tradiciones, superando con creces cualquier espectativa y batiendo récords de asistencia taurina, bien sea en calle o en plaza de primera pasaron un día bastante intenso. La hora punta de las grandes ciudades se quedó pequeño aquel día, un colapso abrumador que sorprendió a miles de aficionados pero no a las fuerzas de seguridad, que prepararon uno de los mayores dispositivos de la historia de un festejo popular, limitando accesos al recinto e incluso a la ciudad.

Al final nadie es inmune a la presión mediática que puede llegar a generar a un festejo popular. Probablemente, Satine con Nubarrón en Burriana, hayan marcado un antes y un después en la historia del festejo popular y la tauromaquia. Hoy en día, muchos eventos populares taurinos, ya están superando en público y repercusión a las grandes ferias, digno de reconocer y admirar, esa gran labor que hacen al fomentar nuestra pasión taurina.

No se puede subestimar la importancia de estos festejos, en ocasiones las expectativas pueden cambiar en un minuto.

Esta temporada hay grandes ilusiones puestas en cientos de toros que saldrán por las calles para seguir fomentando la tauromaquia. Burriana volverá a ser el centro de atención del panorama taurino el día 6 de septiembre. Satine a doblado su apuesta y pretende generar el clásico…tal vez del siglo, un “MADRID vs BARÇA” Miura y Victorino juntos por la salud de la tauromaquia. La calidad y belleza del trapío de Pamplona y Madrid saldrán a las calles de un pueblo que hace que todos los taurinos nos sintamos orgullosos. Hasta la fecha se desconoce el precio de esta gesta, pero seguro que aunque el impacto económico del año anterior fue un soplo de aire fresco para muchísimos negocios de la localidad castellonense en unas horas que este año no se espera que sea menor.

Todo empieza con la ilusión de un romántico que sueña por preservar nuestras tradiciones.

Tenemos mucha curiosidad por descubrir los dos toros que Satine tiene reseñados. Al final el comportamiento del toro es anecdótico, porque el propósito ya había impregnado al mundo taurino. Un día para el recuerdo, que si dios quiere, las autoridades lo permiten y el clima ayuda, se volverá a repetir en la tarde del próximo domingo 6 de septiembre en BURRIANA.