El ministro de la censura, #MinistrodeCensura , con aires de grandeza y superioridad, vuelve a cargar contra la tauromaquia de manera indirecta. Obviamente, con mucha sorna, y “rintintin” agradece a los partidos que hicieron posible que su decreto se convirtiera en proyecto de ley, en el que no estaba la tauromaquia -todos los que votaron a favor olvidaron a la tauromaquia-. Pero quiere obviar a la tauromaquia de una manera sutil, y malévola. Todo esto, horas después de terminar el primer día de protestas en las redes sociales.

Los únicos que intentan politizar la tauromaquia es el Partido Socialista, bajo la tutela de Pablo Iglesias. Al no dar a la tauromaquia su lugar en cultura… el ministerio al que pertenece por ser arte. Y no un arte cualquiera, sino el arte que más dinero genera. El que más público aporta. El que más seguridad social tramita. El arte del que han bebido el resto de las artes. Literatura, pintura, escultura, arquitectura, música, cine, teatro, todas ellas han bebido y beben de la fuente de la tauromaquia. El ministro nos margina, nos ningunea y encima se ríe con este Twitter fuera de horario. Intenta llevarnos a una guerra política. No lo va a conseguir.

Valiente sin vergüenza. Tu falta de sensibilidad será nuestro combustible para unir al mundo del toro. Solo pedimos justicia e igualdad.

Hace unos días Rodríguez Uribe dejaba un tuit en el que abogaba la unión, la fraternidad, la humildad, la colaboración. Pues este hombre no predica con el ejemplo. Señala a la tauromaquia y la insulta públicamente. Valiente necio de nombrar a Machado y Erasmo en el mismo Tuit. Para luego divulgar unas palabras que no cumple para con los demás.

Por Juanje Herrero