Vuelve. Ese es el titular que todos los aficionados llevamos meses codiciando, vuelve… Vuelve Alejandro Talavante. “Vuelve quien nunca debió irse”, dicen por ahí. Y no hay mayor falsedad que eso. Porque Alejandro Talavante nunca se fue de los toros. A Alejandro Talavante lo echaron. Mejor dicho, lo echó la infame mafia taurinesca que tanto daño ha hecho, hace y seguirá haciendo a la Tauromaquia (más incluso del que pueda hacer ese nuevo Gobierno de España, presuntamente prohibicionista para con los toros). Y lo echaron justo en el momento en que su toreo había alcanzado mayores cotas de pureza y verdad en toda su carrera, tras algunos años irregulares y de vaivenes en los cuales ni él mismo sabía qué buscaba.

Alejandro Talavante se tomó un curso entero sabático en el cual apenas nada se supo de la persona y, menos aún, del torero (si acaso, rumores era lo único que les llegaba a los aficionados). Y justo cuando la temporada que corresponde a la del año 2020 asoma en el horizonte, tenemos la gran noticia: Alejandro Talavante reaparecerá en la plaza francesa de Arles el próximo 11 de abril, en un mano a mano con Juan Leal y una ganadería que, a día de hoy, es una incógnita. Y por si fuera poco, ha decidido pegarle la patada en el trasero a toda la mafia, y apostar por el camino de la independencia a la hora de elegir gestor de su carrera: su apoderado será nada menos que el maestro Joselito. Nada de Matillas, Donsimones, Choperas, Choperitas, Lozanos, Bailleres, no. Ni hablar. ¡¡Cuánta falta hacía Alejandro Talavante!!

En un escalafón repleto de mediocridad, mentiras y amaneramientos (especialmente entre los figuritas esos de porcelana que venden como quienes inventaron el toreo), tener de vuelta a Alejandro Talavante, uno de los últimos exponentes del clasicismo, la pureza y la verdad, es un lujo. Puestos a soñar, que de momento no cuesta dinero y no es actividad ilícita, qué grandiosa tarde de toros sería para Madrid, en pleno San Isidro, un cartel formado por Diego Urdiales, Alejandro Talavante y Paco Ureña (otro par de grandes toreros, por cierto, que han sufrido en sus propias carnes los ninguneos y zancadillas de la mafia). O junto a Pablo Aguado, intérprete de la escuela sevillana en su gran esplendor. Y, por qué no, tampoco podemos dejar de acordarnos del duende de Juan Ortega. Y por supuesto, verle medirse a cara de perro con Roca Rey, el torero de moda. En Madrid, por San Isidro. O en Sevilla, por abril. O en Bilbao, por su Aste Nagusia. O en Valencia, por julio ya que por Fallas no podrá ser, al estar prevista la reaparición para días después de esta feria… ¿Por qué no íbamos a poder soñar con que estos deseos puedan convertirse en realidad los próximos meses?

Sería precioso, pero mucho se teme un servidor que esto sean solo eso: sueños. Al menos de momento, pues hasta que no pasen algunas semanas y se vislumbren las primeras ferias, no conoceremos con certeza las intenciones de Alejandro Talavante para el año de su regreso. Su reaparición causa furor entre todos los aficionados, pero no es menos cierto que ha preferido la comodidad para esta su primera comparecencia: nada menos que un vis a vis ante un torero joven, muy nuevo y que a todas luces no le pondrá en demasiados apuros. Y en cuanto a los toros previstos a lidiarse aún no se conoce la ganadería elegida, pero no es descabellado aventurarse a pensar que no estará muy lejos del sota, caballo y rey. ¿Planteamiento de un año a lo grande y sin rehuir de grandes compromisos, como corresponde a un torero de la categoría de Alejandro Talavante? ¿O por el contrario será una temporada más aliviada, toreando en plazas de menor relevancia y ante compañeros más de segundo nivel, como ya hizo en su momento otro gran torero de los noventa y principio de siglo XXI, cuando volvió allá por el año 2007?

La noticia por todos esperada está encima de la mesa, Alejandro Talavante está de vuelta y todavía le tenemos para rato. Ahora solo toca esperar a que el Alejandro Talavante que regresa sea el mismo que el que se fue en 2018, el triunfador de las grandes plazas con un toreo de alto grado de pureza.

Suerte torero.

Por Luis Cordón