GANADERÍAS CON HISTORIA EN LA FERIA DEL TORO DE PAMPLONA

HOY, 12 DE JULIO: JANDILLA

Podrían decirse de Jandilla muchas cosas, pero una de las cosas que mejor la definen en la actualidad es que se trata de una ganadería que se mueve entre dos aguas. Por un lado, cuenta con un alto favor de las figuras actuales quienes, al igual que las de otras épocas pasadas, no ponen reparos en verse las caras con sus toros con cierta frecuencia. Pero bien es cierto que, por otro lado, muchos aficionados han paladeado en no pocas ocasiones las mieles que la casta y la importancia del Toro-Toro dejan en impronta. Jandilla es una de ellas, y así lo ha demostrado a lo largo de su historia, ya fuera en las ferias de toda España y Francia, como por supuesto y de manera particular en Pamplona, donde se convirtió en un clásico ya mediados los 90.

La historia de esta ganadería, aun comenzando en 1983 a lidiar a nombre de “Jandilla”, se remonta al año de 1930, cuando el señor Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio adquiere la antiquísima ganadería del Duque de Veragua (con antigüedad 2 de agosto de 1790), y la incrementa con vacas y sementales de Tamarón y del Conde de la Corte. A partir de 1937, año en que falleció Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, la vacada pasa a ser dirigida por uno de sus hijos, don Juan Pedro Domecq y Díez, permanecienco así hasta 1975, año en que fallece el citado señor Domecq y Díez. Es entonces cuando se divide la vacada y pasa a manos de sus hijos: por un lado, una parte pasa a manos de don Juan Pedro Domecq Solís, y por el otro pasa don Fernando Domecq Solís, quien comienza a herrar sus toros con la estrella de seis puntas que pocos años antes (1970) había adquirido su padre a don Félix Moreno de la Cova, entonces titular de la ganadería de Saltillo. Don Fernando Domecq Solís pasa a nombrar su vacada “Jandilla” en honor a la finca que su abuelo, don Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, adquiriera en 1930, y al mismo tiempo comienza a herrar sus toros con la anteriormente nombrada estrella de seis puntas, allá por 1983. En 1987 don Fernando Domecq Solís forma su propia ganadería y traspasa Jandilla a su hermano don Borja Domecq Solís.

Es precisamente en aquel año de 1983 cuando Jandilla hace su primera aparición en la Feria del Toro, con una corrida de toros lidiada el 14 de julio por Niño de la Capea, Emilio Muñoz y Paco Ojeda. Sin embargo pasaron muchos años hasta que Jandilla volviera a dejar su rastro en Pamplona, y es que desde su debut en 1983 no hizo aparición de nuevo hasta 1997. Y fue a partir de aquí cuando su buena fama en Pamplona empezó a crecer como la espuma, hasta hacerse imprescindible en el abono de los sanfermines. Veintitrés años han pasado desde aquel 11 de julio de 1997, día en que los seis de Jandilla fueron lidiados en la Monumental por Jesulín de Ubrique, Pepín Liria y José Tomás (quien cortó una oreja), y en todos estos años solamente faltaron a su cita en 4 ocasiones (2006, 2011, 2012 y 2013). Su fama la debe no solo al juego que han venido dando en el ruedo de la Monumental, sino por los espectaculares y a la par trágicos encierros que ha protagonizado. Dos de ellos en especial se guardan en la retina de los aficionados: el de 2004, cuando un pequeño tapón se formó en el acceso a la plaza y hubo varios corneados, entre ellos el conocido corredor Julen Madina con hasta 5 heridas por asta de toro; y el de 2009, año en que el corredor Daniel Jimeno Romero fue alcanzado en la plaza del Ayuntamiento por el toro “Capuchino”, recibiendo una cornada en el cuello que acabó con su vida.

Más allá de todo eso, están los buenos resultados cosechados en la sesión vespertina en el ruedo de la Monumental, y eso se traduce en 4 premios “Feria del Toro” y otros tantos premios “Carriquiri”. Jandilla firmó la corrida más completa de la feria en los años 2003 (lidiada el 10 de julio por Rivera Ordóñez, El Juli y César Jiménez, sin que ninguno de los tres alcanzaran a realizar nada destacable), 2004 (lidiada el 12 de julio por Dávila Miura, Miguel Abellán y Matías Tejela; cortando dos orejas cada uno los dos primeros, y una el tercero), 2017 (lidiada el 11 de julio por Miguel Ángel Perera, Cayetano y Roca Rey, cortando dos orejas estos dos últimos y siendo herido, además, el peruano), y 2018 (lidiada el 13 de julio por Juan José Padilla, Cayetano y Roca Rey; tres orejas Padilla y Roca Rey, una Cayetano). Por otro lado, los 4 “Carriquiri” llegaron a sus vitrinas en los años 2004 por el toro “Olivarero” (lidiado por Dávila Miura en 4° lugar el día 12 de julio, cortando dos orejas); en 2005 por el toro “Regidor” (lidiado el día 11 de julio por Salvador Cortés en lugar 3°, cortando una oreja); en 2009 por “Sabueso” (lidiado el 9 de julio por Rubén Pinar, cortando una oreja); y por último en 2016 por “Decano” (que fue lidiado por Alejandro Talavante el día 11 de julio, dando una vuelta al ruedo).

Naturalmente, para los sanfermines de este 2020 había una corrida de Jandilla apartada en el campo. Actualmente goza de una inmejorable salud la ganadería, por lo que tendremos “jandillas” para muchos años más en las calles de Pamplona.