“Nosotros, los ganaderos, debemos tomar ejemplo del toro. Igual que el toro es un arte en la plaza y se viene arriba tras el castigo, de eso debemos aprender los ganaderos, en que nos viene unos años que de alguna manera nos tenemos que venir arriba y reinventarnos para la supervivencia de sector del mundo del toro.”
  • ¿Cuéntenos sus inicios desde que se fundó hasta ahora?

La ganadería Guadalest es el tercer hierro más antiguo, se fundó en 1843.

El hierro de la ganadería, HB, significa Hidalgo Barquero, que es quién funda la ganadería cruzando reses de casta Vistahermosa y Vazqueña.

Cuando el Marqués de Guadalest adquiere la ganadería, esta pasa a llamarse “Guadalest” y le añade la corona que actualmente tiene el hierro.

En 1986, después de haber pasado por diferentes manos, la adquieren don Luis y don Alvaro Domecq, formándola con 100 vacas de Torrestrella, y algunas vacas de Nuñez puro.

En el año 1999 le compramos la ganadería a Manolo Prado y Colon de Carvajal, y metimos algunos sementales de Jandilla, Juan Pedro y un toro de Ybarra que nos ha venido muy bien para refrescar la sangre.

  • ¿Cuántas vacas de vientre tiene y sementales?

Contamos con 190 vacas de vientre y 10 sementales.

Seguramente veremos una etapa, por desgracia, donde las ganaderías bajaran el número de animales que tienen y otras desaparecerán.

Nosotros, los ganaderos, debemos tomar ejemplo del toro. Igual que el toro es un arte en la plaza y se viene arriba tras el castigo, de eso debemos aprender los ganaderos, en que nos viene unos años que de alguna manera nos tenemos que venir arriba y reinventarnos para la supervivencia de sector del mundo del toro.

Sin el toro en el campo, no podría existir el toreo.

Sin el toro en el campo, no existiría la dehesa.

Sin el toro en el campo, no movería el sector todos los millones que se mueven en todas las fiestas de España en el sector taurino.

Sin el toro en el campo, se iría una tradición y una parte de España que durante tantos siglos ha estado al lado de este mundo cultural, de arte y el cual ha servido como fuente de inspiración para tantos escritores, pintores, cantantes…se ha desprendido tanto arte que no podríamos pensar en otra cosa que en reinventarnos en el mundo del sector taurino.

  • ¿Cuál es la situación real de las ganaderías en España?

La situación real pasa por una reconstrucción de todo el sector y con un aguante económico que hará que muchas de las ganaderías no puedan soportarlo, ya que todo apunta a que durante un buen tiempo debido al COVID19 y a la situación ya anterior que arrastraba el mundo taurino, la supervivencia de las ganaderías es muy complicada, puesto que los toros tienen su tiempo para criarse y lidiarse, y el costo es muy elevado.

Tener más de un año en blanco sin lidiar, sin ingresos y con los mismos gastos va a ser un reto muy difícil de lograr.

A parte del tema económico, uno de los principales problemas es no poder ver los resultados de las camadas de los sementales que se echaron a padrear hace cuatro o cinco años, a los diferentes lotes de vacas.

Con lo cual, corremos el riesgo de perder una parte importante de I+D en cada ganadería por el tema genealógico.

El ambiente y la inestabilidad política hacen que una parte del gobierno no vaya a remar a favor del toro, sino en contra de la fiesta. Por lo tanto el mundo taurino debe llevar a cabo una reconstrucción para el apoyo de la sociedad y de una de las fiestas con más arraigo en nuestro país.

Si se perdiera el toro en la dehesa sería una catástrofe medioambiental y genealógica.

Lo único que nos salvará es la pasión por la ganadería, la fiesta, y la unión de todos contra la pandemia que vivimos en estos momentos y el saber realizar la reconstrucción igual que se hizo después de la guerra.

El mundo del toro, que es cultura en sí, necesita que haya voces a favor de este para que los políticos no dejen a la fiesta atrás, ya que el gran mensaje contra esta pandemia es que nadie se quede atrás.

Sería un gran error que los políticos y el mundo de la cultura no pusieran un grito en alto sobre los momentos tan difíciles que se están viviendo en el toro.

  • ¿Cómo ve el futuro de los festejos populares? ¿En algo se debería cambiar?

Puede ser que los festejos populares debieran de tener un cambio igual que el enfrentamiento del siglo XXI con respecto al toro, cómo hemos dicho la fiesta pasa por la necesidad de reinventarse y de una reconstrucción y un pacto sobre el reglamento actual igual que se hizo anteriormente después de la guerra.

Los festejos populares son una base importante en España de las fiestas de todos los pueblos y ciudades del cual se crea afición, ya que hay una cercanía y una relación con el toro, aunque entiendo que hay algunas fiestas populares que han de reconvertirse.

  • ¿Cuál son las mayores satisfacciones de un ganadero?

El ganadero tiene tres satisfacciones. Desde que el toro nace y es un becerro, al criarlo durante cuatro años, y al llevarlo bien presentado a la feria y que este cumpla, dándole artísticamente lo que el ganadero sueña cuando cruza cada semental con los lotes de vacas.

Y en nuestro caso es que el toro en el ruedo cumpla en el caballo, que se mueva y embista humillando, desplazándose y con recorrido después de cada muletazo para poder realizar el toreo de arte y de emoción.

Ese es el arte final. Lo que intentamos es que cuando toro y torero se unen, lleguen al tendido, que al final es el que manda, el público, y que realmente el toro proporcione la emoción a los espectadores para pasar una buena tarde.

  • ¿Cuál ha sido su mejor triunfo como ganadero?

Hemos tenido varios triunfos en diferentes plazas que nos han marcado a lo largo de nuestro recorrido.

Me gustaría destacar como triunfo los indultos: tres toros entre ellos “Caluroso” indultado por Francisco Rivera Ordóñez en Baza, y varios novillos que nos han indultado, así como varios toros de vueltas al ruedo y otros muchos que cumplieron en el ruedo.

Por otra parte, una de las corridas más completas que hemos lidiado fue en la plaza de toros de Sevilla, la Maestranza, toreada por Matias Tejela entre otros.

Así como destacamos diferentes ferias y en Barcelona, varios toros obtuvieron diferentes premios, entre ellos “Mirlo” premiado al mejor toro de la temporada 2006.

 

FDO: Tatiana Sánchez Rodríguez-Pascual, ganadera de Guadalest