Se cuenta entre las personas más longevas que el toro en cuerda en Yátova comenzaba a principios del siglo XX, no se sabe la fecha exacta, pero existe imagen de 1920. Yátova, una pequeña población entre montañas situada en la comarca de la hoya de Buñol, con apenas 2000 habitantes, y con una tradición taurina de más de 100 años. Hasta la fecha solo se recuerda un parón de 2 años, al principio de los 2000, por la normativa que salió que implicaba que todos los festejos taurinos debían realizarse dentro de un recinto acotado, el cual al tiempo modificaron.

El toro en cuerda siempre se ha realizado el miércoles y domingo dentro la semana taurina de las fiestas patronales en Agosto (antiguamente también se realizaba en viernes). A finales del 2014 un grupo de amigos, con la afición que existía en Yátova por esta modalidad, decidieron convocar una reunión entre vecinos y demás amigos aficionados. En dicha reunión se propuso la idea de crear la Peña Toro de Cuerda y así poder disfrutar esta bonita tradición más veces al año.

Mayo 2015, San Isidro, fue el primer acto y la formalización de esta Peña con 35 socios, aunque en la actualidad constan 60 socios una gran familia que este año 2020 cumple su 5 aniversario.

La población no solo disfruta del toro en cuerda en la semana taurina, si no también de otras fechas fijas como San Antón en Enero, San Isidro en Mayo, su toro nocturno en Agosto, Septiembre para las fiestas de “Dondenace” y dependiendo del año para fiestas de clavarios cabe la posibilidad de poder hacer algún acto más.

Exhiben sus toros con los colores de la cuerda negro, blanco y naranja resaltándola doble por su mote de calabazas, una badana de cuero y lana para no lastimar al animal, con los colores azul, rojo y amarillo representando la señera. La modalidad de sus carreras son la cuerda por delante del toro, los corredores guiándolo por la población, efectuando paradas y cortando cuerda si la situación lo requiere.