La esencia del toreo es muy profunda, tiene carismas diferentes cada tarde, con cada toro, en cada plaza, y por supuesto bajo la interpretación de cada torero.
Atrás han quedado los años de Gloria, en México, en que veías un torero en la calle y surgían mil emociones, se escuchaban rumores y querías acercarte y preguntarle tantas y tantas cosas. En que tomarte una foto con él era para revelarla de inmediato y colgarla en el sitio mas visible de tu casa en el marco más sobrio. Era como para un niño ver a Superman. Se decía, ahí va un torero.
Ese porte, elegancia, prestancia y gallardía no se podían comparar con ninguna otra personalidad por más famosa que fuera. Un torero era algo inalcanzable, era un ídolo, una celebridad y mucho más.
Hoy, como hemos insistido, la falta de cultura, el animalismo mal comprendido y el exceso de espectáculos “populares” hacen que un torero sea un “asesino”, y que el honor se pierda dando paso a un simple mortal.
Pero hechos como el acontecido el 21 de octubre en Aguascalientes nos dan esperanza de que algo puede cambiar.
Cómo podríamos volver a ver a Macías en la calle sin quitarnos el sombrero?, sin agradecer su gesto y sin manifestar la admiración y respeto que ha generado?
Hoy, este torero se convierte en alguien “digno” como en aquellas épocas de Oro, alguien que sin duda al caminar por la calle escuchará día con día a la gente proclamar, ese que va a ahí, es un Torero!
Un hombre que salió a darlo todo en una tarde importante en su carrera, como importantes lo han sido todas, muchas con  grandes triunfos, otras con vaivenes, y las menos con grandes percances.
Arturo Macías dejó en una carta expuesto lo que es evidente, que está dispuesto a todo por ocupar el sitio de un mandón de la fiesta.
Ofreció al lado de la Presidenta Municipal de Aguascalientes, de su médico el doctor Martínez  y el gerente de la plaza Monumental Juan Carlos López, una conferencia de prensa para agradecer el apoyo de la afición y hablar de la cornada que recibió hace apenas unos días
Hermosas palabras las que utilizó el hidrocálido para referirse a lo sucedido y a su afán por seguir adelante porque, “Si un toro te entrega su vida, cómo no entregarle la tuya”.
Sin más anexamos el comunicado!
Por Alexa Castillo