Alberto López Simón corta dos orejas una por  oponente, que pudieron ser más de no ser por la coherencia del palco presidencial.

Se lidiaron toros del Vellosino desigualmente presentados y de juego dispar, noble el primero, pronto pero con genio el segundo, noble el tercero, a la defensiva el cuarto, exigente el quinto con un potable pitón izquierdo y de buen son el sexto.

Finito de Córdoba recibiendo por verónicas a su primer toro de la tarde

Abría la tarde Finito que dejó buenos detalles marca de la casa tanto de capote como con la muleta mató de pinchazo y estocada desprendida, ovación.

En el cuarto un toro que no hacía más que defenderse lo fue haciendo hasta sacarle lo poco que tenía, volvió a fallar con los aceros, ovación.

Calita iniciando la faena de muleta al segundo toro de la tarde

Calita sorprendió por las ganas y su buen concepto, en su primero un animal con genio estuvo bien quizás un poco acelerado costándole dos sustos sin consecuencias  por esas ganas de triunfar, y en su segundo dejó lo mejor de su tarde con  un toro que se vencía por el derecho basó su faena por el izquierdo logrando buenos muletazos “jugándosela” y cargando bien la suerte, mató de estocada algo desprendida y oreja merecida para él.

López Simón iniciando la faena de rodillas a su primer toro

Alberto López Simón estuvo muy bien toda la tarde estaba a gusto y se le notaba construyó dos buenas faenas de principio a fin sobre todo con el sexto. Oreja con fuerte petición de la segunda y oreja con fuerte petición también de la segunda y bronca al palco presidencial.

En las cuadrillas destacar a Mambrú y Arruga que fueron obligados a saludar en el Sexto.

Por Julio Villarón