Cualquiera que conozca en lo más mínimo a Luis Antonio Perales Casajuana, inevitablemente, le tiene que entregar su respeto más desmesurado como pudiera ser mi caso, ante las acciones dadivosas que este hombre es capaz de llevar a cabo, todo por el bien de los demás. Sepamos que, Luís Antonio es todo un personaje en su ciudad natal, Tomelloso. Y lo es por méritos propios puesto que en ningún lugar del mundo a nadie le regalan flores por su belleza, más bien suele ocurrir todo lo contrario y, la grandeza de este señor la lleva implícita en su alma y, sin duda alguna en lo que son sus acciones a favor de los demás.

Hace ocho años un problema humano relacionado con los inmigrantes temporeros que trabajan en Tomelloso y, el mismo hizo reaccionar a los aficionados tomelloseros hasta el punto de que, su Peña Taurina Tomellosera, tomó cartas en el asunto y, bajo los auspicios de Jerónimo Montaña en calidad de vocal de dicha Peña, se les ocurrió la feliz idea de organizar una corrida de toros benéfica en la localidad que, para mayor dicha resultó todo un éxito, razón por la que, desde aquel momento, todos los años, dicho festejo se ha convertido en un símbolo para la ciudad, siempre con la finalidad de ayudar a los más necesitados.

Desde aquel momento, como vocal de la Peña, Perales Casajuana es “co-empresario junto con los miembros de la Peña” por un día para, con dicho evento, entregar su dádiva generosa para que los demás, en este caso los menos favorecidos por la vida, tengan un momento de alegría gracias a la labor de dicho señor que, abandonando su trabajo, consagra muchísimo tiempo en algo que, a priori, sabe que no le reportará ni un solo céntimo, pero ahí radica su grandeza, en lograr el “milagro” cada año para que, tras su labor, además de hacer felices a los aficionados con el montaje de la corrida de toros benéfica, los colectivos más humildes de Tomelloso se sientan beneficiados por dicho trabajo.

Tengo que aprovechar la conversación con el señor Luís Antonio Perales para mostrarle mi gratitud puesto que, las dos veces que fui invitado por la Peña Taurina de Tomelloso en calidad de conferenciante, en dichos actos me entregaron un respeto mayúsculo, una atención singular y, para mi fortuna, en ambas ocasiones me sentí como en mi propia casa.

Desde aquí aprovecho a decirles a los aficionados de cualquier lugar de España que, por favor, acudan a Tomelloso que, además en contemplar una ciudad bella, hallarán unas personas exquisitas con las que compartir ilusiones. De mi parte, si Dios así lo permite, el próximo 25 de abril allí estaré para ver la corrida benéfica de este año en que, con un cartel netamente artístico, Finito de Córdoba, Javier Conde y Antonio Linares y toros de Castillejo de Huebra, con toda seguridad firmarán una tarde memorable.

-Señor Perales Casajuana, son ocho años los que la Peña Taurina de Tomelloso organiza la Corrida Benéfica a favor de distintas Asociaciones sin ánimo de lucro. ¿Cómo se les ocurrió dicha dádiva a modo de corrida de toros para favorecer a los más débiles?

Corría el año 2013 cuando hubo en Tomelloso una circunstancia especial. Una casa de acogida de inmigrantes, y temporeros que gestiona Cáritas Interparroquial había sufrido un deterioro por el hundimiento de una cueva. El coste de rehabilitación era muy elevado, y desde Cáritas estaban promoviendo la recaudación de fondos para tal fin. Fue entonces que uno de los miembros de la Junta Directiva, Jerónimo Montaña, tuvo la feliz idea de proponer hacer una corrida benéfica para recaudar fondos. La idea fue muy bien acogida, y a partir de ese momento hubo un enorme trabajo colectivo por parte de miembros de Cáritas, con su director, D. Ramón González (ex alcalde de Tomelloso) a la cabeza, el cura, D. Antonio, y otras personas que colaboraban habitualmente como voluntarios. También participaron activamente miembros de la Hermandad Virgen de las Viñas, el Delegado Gubernativo, Jesús Novillo, y por supuesto toda la Junta Directiva de la Peña Taurina de Tomelloso.

El proyecto que habíamos comenzado no fue fácil, ya que ninguno teníamos la más remota idea de la forma de promover una corrida de toros, cosa que sinceramente no es fácil, pero nos sobraba ilusión y ganas de hacerlo. Así las cosas se logró finalmente cerrar la primera corrida benéfica con Toros de Fernando Peña, y con la colaboración de Eugenio de Mora, César Jiménez y El Capea, como figuras acarteladas. El cartel fue diseñado por un directivo de la Peña, Rafael Pérez, y la fecha elegida fue el último sábado de abril, coincidiendo con el día previo a la Romería de la Virgen de las Viñas, Patrona de Tomelloso.

La Corrida fue televisada por Castilla La Mancha Televisión (actualmente Cmm) y el resultado fue todo un éxito, ya que se llenó la plaza, y se entregaron los beneficios íntegros a Cáritas, 15.247 €.

También es de justicia poner en valor el buen trato y la confianza que ganaderos y toreros de esta primera corrida benéfica tuvieron con la Peña Taurina. Tengamos en cuenta que éramos nóveles en la materia, y por tanto desconocidos en el circuito profesional, pero a pesar de ello los propietarios de la ganadería nos trataron de forma intachable. En cuanto a los matadores, todos ellos se portaron de forma extraordinaria, además Eugenio de Mora, nos acompañó en todo momento, orientándonos desde su experiencia.

-¿Qué argumentos tiene la Peña Taurina para convencer a toreros y ganaderos?

La corrida en sí misma es atractiva para profesionales del toro por la fecha en la que se incardina. Siempre es el último sábado de abril, y siempre ha sido televisada por Cmm. El hecho de que sea a comienzo de temporada permite a los profesionales mostrarse en un momento óptimo, antes de que exista una mayor carga de festejos. Además puede servir como preparación a otros compromisos importantes como es la Feria de San Isidro. En cuanto a los ganaderos, siempre es importante lidiar corridas de toros a comienzo de año. Cuando una corrida está preparada, cuanto antes se produzca el embarque para su lidia, más se reducen los riesgos de lesiones en el campo, cogidas, o incluso muertes.

-¿Qué dicen sus benefactores sobre su iniciativa que luego redunda en todos ellos?

La primera corrida benéfica, como ya he explicado anteriormente, tuvo una necesidad económica muy concreta. En el resto de corridas hemos ido incorporando distintas entidades con varios denominadores comunes: que no tuviesen ánimo de lucro; que trabajasen por personas con necesidades especiales por distintas razones; y finalmente, que tuviesen presencia en Tomelloso y su comarca. De este modo han sido beneficiarias de las restantes ediciones las siguientes entidades: Cáritas; Asociación de Familiares y Amigos de Personas con Discapacidad (AFAS); Asociación de Familiares de Personas con Enfermedad Mental (Puertas Abiertas); Asociación de Familiares de Personas Enfermas de Alzhéimer (AFAL); AMPA “Pasito a pasito”; Asociación “Nadie es tan feliz”, ambas trabajan con Personas con discapacidad intelectual; Fundación Cadisla (trabaja por el empleo de personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental); Cruz Roja; Asociación de celiacos y alérgicos al trigo de Tomelloso; Asociación de alcohólicos rehabilitados y sus familias de Tomelloso (AAFARTOM); Agrupación “Las Supernenas” (colectivo de mujeres enfermas de cáncer).

Este año va a ser entidad beneficiaria la Fundación Tutelar de Castilla La Mancha (Futucam). Se trata de una entidad que tutela a personas con discapacidad intelectual cuya capacidad ha sido modificada judicialmente, y no tienen familiares en su entorno que puedan desempeñar las labores propias del tutor legal. Esta entidad tiene presencia en toda Castilla La Mancha, y su sede principal está en Toledo, pero también tiene una delegación en Tomelloso. Además este año está celebrando su veinticinco aniversario.

En todos los casos, más allá del rendimiento económico que les pueda llegar, es muy importante dar visibilidad a algunas de estas entidades. Y por otro lado es una forma de promover la solidaridad en el público asistente a la corrida. Finalmente es un modo de poner en valor la labor tan importante que estos colectivos realizan a favor de la sociedad.

-¿Qué papel desempeña el Ayuntamiento de Tomelloso en el montaje de este festejo tan singular?

Esta es una iniciativa privada. La Peña Taurina de Tomelloso es una Asociación sin ánimo de lucro y de carácter privado. En el proyecto de Corrida Benéfica, el Ayuntamiento de Tomelloso es un colaborador necesario, ya que la Plaza de Toros es de titularidad pública. El Ayuntamiento colabora cediendo el inmueble, y también la limpieza y puesta a punto del mismo.

-¿Han tenido ustedes sorpresas desagradables con algún torero que haya firmado por nada y luego haya pedido su parte?

Hasta la fecha presente, no hemos tenido problemas con nadie. La verdad es que todos han mantenido su palabra, tanto por parte de la empresa como por parte del resto de profesionales.

-De todos los toreros que usted ha contratado, ¿quién de ellos le ha dejado el mejor sabor de boca?

No puedo mencionar a ninguno en perjuicio de otros. Con unos hemos tenido más empatía, con otros menos. Los ha habido con más suerte en su lote, y con menos suerte. Pero a todos les agradecemos que hayan toreado nuestra corrida, y a todos los volveríamos a incluir de nuevo en cualquier cartel, pero eso lamentablemente no es posible.

-Es curioso que el hecho de que Tomelloso, regido por una alcaldesa de izquierdas, doña Inmaculada Jiménez, apoye con ilusión el festejo que ustedes montan lo digo porque como usted sabe, la izquierda, como fuerza política no apoya, en este caso la tauromaquia. ¿Dónde está la grandeza de dicha dama?

De nuestra Alcaldesa no puedo arrojar ninguna duda, en tanto en cuanto es una persona que nos ha apoyado en el proyecto desde qué accedió a su cargo. Lo único que puedo decir es el exquisito trato que siempre nos ha dispensado. Ella es una persona de Tomelloso, conoce a su gente y sabe que el proyecto de la Corrida Benéfica de la Peña Taurina no tiene tintes políticos, ni intereses particulares. Desde el primer momento interpretó perfectamente la verdadera idiosincrasia de esta Corrida, y la ha defendido y apoyado. Tan sólo podemos tener para ella palabras de gratitud.

Por otro lado, entiendo que es justo decir, que ya antes de llegar el Partido Socialista al poder en Tomelloso, nuestra ciudad estuvo gobernada por el Partido Popular, precisamente fue bajo su mandato que hicimos las primeras ediciones de la Corrida Benéfica. También los gobernantes de este partido nos dieron su apoyo, y el Ayuntamiento estuvo con nosotros.

Por último, y en favor de ambos partidos, tengo que decir que, ya sea desde la posición de gobierno, o desde la oposición, hemos recibido el apoyo incondicional de los dos.

En todo caso es una postura razonable. La Corrida Benéfica genera un beneficio directo e indirecto a la ciudad. La afluencia de público, de profesionales del mundo del toro, de la televisión autonómica, etc., beneficia a hoteles, restaurantes, bares de todo tipo, y tiendas de productos típicos. Es una forma de atraer gente a la ciudad, y que la ciudad pueda ofrecer sus productos y servicios. Además, y por último, debemos tener en cuenta que es el espectáculo con mayor número de espectadores que se mueve en Tomelloso, junto a la Corrida de Feria.

-¿Qué parámetros rigen ustedes a la hora del reparto de los beneficios que, como he podido saber, casi siempre son cuantiosos?

En realidad la primera corrida fue la única que arrojó un balance económico positivo de cierta relevancia. Eso fue así, por dos razones fundamentales. En primer lugar, porque la plaza se llenó de público. En segundo lugar porque todos los subalternos donaron los derechos de imagen que se generan como consecuencia de la retransmisión televisada.

A partir de esa corrida, tan sólo otra de las cuadrillas actuantes nos ha donado los derechos de imagen, concretamente la de Juan Bautista, y eso fue así por iniciativa propia del matador.

En el resto de festejos siempre hemos dado un dinero a las Asociaciones beneficiarias, pero no ha dependido del resultado económico del festejo, ya que en algunos casos, éstos han sido incluso deficitarios. Hay que tener en cuenta, que los precios de las entradas de nuestra corrida son muy económicos, y los costes siguen siendo altos. Quizá este sea el motivo por el que no auguro muchos años de vida a este bonito proyecto. No obstante, para nosotros, haber anunciado el cartel de la VIII Corrida Benéfica ya es todo un logro, e independientemente de lo que pueda ocurrir en un futuro, estamos satisfechos de haberlo conseguido.

-¿Se sienten ustedes reconocidos en su labor?

Como aficionado no me gusta hablar de forma despectiva de cualquier aspecto que se refiera al mundo de los toros. Pienso que precisamente los que amamos esta Fiesta debemos defenderla frente a los que no lo hacen, siempre desde el respeto a la pluralidad de opiniones. Ahora bien, en todos los sectores de la vida, en los que participamos las personas, existen bondades y maldades, pero eso es propio de la condición humana. Creo que debemos luchar por rectificar los errores que pueden quebrar la Fiesta, y fomentar sus fortalezas, que dicho sea de paso, son muchas.

Dicho esto, respondo a su pregunta.

Si le soy sincero, nunca nos ha preocupado el reconocimiento, tampoco lo hemos buscado. Como Peña Taurina de Tomelloso, siempre hemos trabajado desde un ilusión sincera por fomentar la Fiesta, por poner en valor su potencial, acercarla al que la desconoce (en este sentido voy a darle un detalle, una de nuestras mayores ilusiones ha sido llevar a niños y jóvenes a la plaza, y saber que se han aficionado).

Quizá la mayor recompensa que hayamos tenido es haber podido trabajar por algo a lo que amamos con tanto entusiasmo.

-¿Usted se siente empresario o un aficionado dadivoso por los demás?

Siempre que configuramos un cartel contemplamos muchas variables. Evidentemente, que sea accesible para nosotros, pero también que sea atractivo para el espectador. En ocasiones hemos apostado por matadores jóvenes con pocas oportunidades en las grandes ferias. Otras veces hemos apostado por figuras consagradas. También hemos conjugado carteles con figuras emergentes. Pero donde hemos puesto más interés ha sido en la selección de los toros. Al fin y al cabo, como buenos aficionados que somos, no dejamos pasar por alto que el toro es el alma de la Fiesta, y es al que más importancia debemos darle. Donde hemos invertido más tiempo es en la selección de la ganadería y de las reses que iban a ser lidiadas. Podemos presumir que nuestras corridas siempre han estado muy bien presentadas, y casi todas ellas además han tenido un buen rendimiento en la plaza, pero como usted sabe, eso ya no depende de nosotros, ni de nadie, es cuestión de suerte.

-¿A qué toreros invitaría usted a su plaza para que actuaran a favor de los demás y no ha conseguido todavía?

Si le soy sincero, con la participación de José Tomás, en condiciones económicas adecuadas a nuestras posibilidades, podríamos hacer verdaderos milagros. Si me permite, haciendo uso de los conocimientos del gran Arquímedes de Siracusa, José Tomás sería el punto de apoyo, y nosotros, la palanca que movería el mundo del toreo.

Pero al margen de ese gran maestro, le puedo decir que también nos gustaría poder dar oportunidades a muchos toreros que lamentablemente no las tienen. Muchos de ellos ya han pasado a integrar nuestros carteles, y otros nos gustaría que lo hiciesen en futuras ediciones.

-Los antitaurinos nos acechan por todos lados, convirtiéndose, en uno de nuestros grandes enemigos. ¿Qué tiene que decirme al respecto?

Los movimientos antitaurinos han existido siempre. Incluso en épocas en las que la Fiesta de los Toros era muy valorada socialmente, ya se hablaba de estos movimientos, así lo manifestaban autores de la talla de D. José María de Cossío.

En mi opinión el único temor que debemos tener es que dejen de celebrarse festejos taurinos. Si esto ocurriese el riesgo de desaparición sería real. Los acontecimientos populares, y entre ellos la Fiesta de los Toros, pueden sufrir altibajos, épocas más o menos floridas, mayor o menor afluencia de espectadores, pero esas circunstancias no ponen en riesgo su supervivencia. Lo que realmente puede ser un riesgo para su desaparición es el olvido. Con esto quiero decir de forma muy simple, que mientras se sigan celebrando el número de festejos que actualmente se dan en nuestro país, no estará herida de muerte nuestra Fiesta Nacional.

Finalmente, y como acabo de decirle, desde la Peña Taurina de Tomelloso seguiremos trabajando, mientras Dios quiera, por promover todo tipo de actos que tengan como eje principal nuestra querida Fiesta, esa será nuestra pequeña contribución a mantener sus constantes vitales, y a fomentar su crecimiento.

-Añada lo que su corazón le indique.

Mi corazón me dice muchas cosas, al igual que mi mente, pero por concretar, quisiera agradecer enormemente a personas cómo usted, amigo Luis Pla Ventura, su dedicación y cariño por fomentar nuestra Fiesta.

Y si me lo permite, también quería agradecer a toda mi familia, y especialmente a mis padres, que desde pequeño me enseñaron a valorar esta Fiesta tan bonita, de forma casi silenciosa. Y como no a mi abuelo, Antonio Perales Ortiz, que por cierto fue el fundador de la Peña Taurina de Tomelloso allá por el año 1950. No tuve la oportunidad de conocerlo, ya que falleció antes de que yo naciera, pero de un modo u otro me dejó el mayor legado que tengo, y es esta afición tan grande que llevo dentro.

-Mil gracias, amigo Luís Antonio Perales Casajuana, mis respetos para usted en calidad de ser humano, aficionado taurino y, como en el caso que nos ocupa, en calidad de empresario altruista a favor de los demás.

Pla Ventura.

En la imagen, el señor Luís Antonio Perales Casajuana, “empresario” por un día por hacer feliz a los demás.