Trabajando en silencio, sin hacer ruido, con discreción y entusiasmo, el  equipo del centro de asuntos taurinos con Miguel Abellán a la cabeza ha sacado el mejor acuerdo para los ganaderos de bravo en toda España.

Unas cifras bastante abultadas para las 69 ganaderías de bravos ubicadas en la comunidad de Madrid. Cerca de 4,5 millones de euros destinos a los ganaderos para paliar la grave crisis del coronavirus. Un acuerdo que hace reverdecer los laureles de la esperanza. Con trabajo, esfuerzo y profesionalidad, la CAT ha sabido tocar la fibra sensible y sacar su lado de aficionado para dotar de esperanza y subvenciones a los ganaderos de Madrid.

Muchos han atacado en las últimas semanas a Miguel Abellán por las suspensiones de 3 ferias de la Comunidad de Madrid, ahora seria de justicia que se le reconociera el éxito de su trabajo. Si se critica en la derrota, es justo que se reconozca en la victoria. Lo que es de uno, debe ser de uno.

El trabajo en silencio, discreto y sin aspavientos ha dado su fruto en el momento ideal. Después de varios meses, en un tira y afloja, se ha visto reconocida la labor. El pulmón que reciben los ganaderos de bravo, les hará mirar con otra perspectiva la temporada 2021.

La paciencia es una virtud. De momento, está dando sus frutos. Porque no solo de corridas vive la tauromaquia, aunque sea el sumun de la fiesta. Proteger al más indefenso es una labor esencial que no todas las administraciones son capaces de tratar, por ejemplo Castilla la Mancha. Batalla ganada en la CAM del lado del creador de bravura.

Al final, Abellán va a tener más vergüenza torera que algún “torero” de arte. Y de paso, le pega un repaso a la “afición” de algún presidente que se pronuncia rotundamente taurino. Porque para hacer las cosas bien no hace falta ni aspavientos, ni golpes en el pecho, sino trabajar por y para la tauromaquia, y su futuro. ¿Cuántas ganaderías has salvado Morante´? Si le dejaran, tal vez solamente quedarían  5.

Por Juanje Herrero