Vuelvo a explicarle Pedro Sánchez…. y resulta un raca raca, que los españoles no somos bobitos, ni chupamos el dedo, se lo vuelvo a repetir ¿Qué es mentir Pedro? –No sabe, no responde- Decir deliberadamente lo contrario de lo que se sabe, se cree o se piensa con el fin de engañar. ¿Enterado mal  alumno?

Pues engañados nos ha dejado -se decía hace años- como a chinos, más inútiles… ni haciéndolos por encargo ¿Cuánto nos va a costar la broma de los test defectuosos comprados por el Circo de la mentira? Los comparo con licores de garrafón. Baratos, pero veneno, o inútiles, en este caso.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha concluido que los test rápidos para detectar el coronavirus comprados hasta ahora por el Gobierno de Pedro Sánchez sólo aciertan totalmente en el 30% de los casos. En el 70% restante, podemos estar ante falsos negativos.

En los casos en los que se detecte neumonía, corresponde hacer una detección rápida de antígeno (test rápido) que «tendría sentido con uno que tuviese una sensibilidad aceptable».

Finalmente, si da positivo debe ingresar y si da negativo, no. Aunque en ambos casos debe estar aislado de su círculo familiar.

La conclusión final aportada por los expertos: estas pruebas rápidas, tipo test de embarazo. No deben seguir usándose ante su baja fiabilidad y pese a su rapidez (10 o 15 minutos). Conviene seguir usando los análisis PCR (reacción de la polimerasa, que detecta el ARN del virus en una muestra tomada de la garganta) por ser más seguros.

Hablan los chinos a través de su Embajada en España:

Los productos de la marca analizada (Bioeasy) no han sido donados por el Gobierno chino ni por empresas del país. Tampoco están en el catálogo ofertado por el Ministerio de Comercio del país asiático al Ejecutivo español para la compra de 432 millones. «Bioeasy no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos».

¡Toma ya Pedro y costaleros! Los chinos de tontos nada, muchachos/as/es. Menuda gestión, comprar test a empresas “NO HOMOLOGADAS”… ¿Y el dinero quien se lo queda? Es de todos los españoles de bien: de los que estamos confinados, de los que no sabemos si somos positivos, de los que sufren en los hospitales, de los fallecidos… ¡Hasta cuando tenemos que mantenerlos!

Esfinge pedril y costaleros, la menestra de Exteriores MIENTE  ¿Cuándo llegan los aviones que ha recabado de los cuatro puntos cardinales del mundo mundial?…¡¡¡Mentirosos!!! ¡¡¡Ridículos!!!

Dentro de unos días Pedo e Iglesias mostraran en IFEMA una sonrisa y dirán “no hemos podido venir por estar en cuarentena” ¡Toma del frasco! Impresentables.

Hoy -recordando a su  tatarabuelo D. Alfonso XII-nuestro Rey se ha unido al dolor de los que sufren, sí, señores bolibarianoscomunistassnchistas.Y ¡oh que novedad! Iba con mascarilla y guantes. Ustedes han saltado la cuarentena 3 veces. Son apestosos, tanto o más que el coronavirus. Este rey Felipe VI no huye de sus obligaciones para con sus compatriotas, y da ejemplo a los irresponsables e ineptos integrantes del gobierno que nos miente cada vez que abre la boca. Los muertos les pedirán ¡Justicia!

Tampoco saben que significa ¿verdad? Gracias Majestad por emular al rey amado o el buen rey, así fue conocido por todos los españoles, desafiando la opinión de quienes estaban en contra, el día 2 de julio de 1885, se presentó de improviso en el Real Sitio. Ya en Aranjuez, el Monarca se dirigió desde la estación al Hospital Civil, enclavado en la Casa de Marinos. Después se desplazó al Hospital Militar en la Plaza de Toros, donde visitó a los coléricos, enterándose de las condiciones que ofrecía este edificio, y exteriorizando frases de consuelo y cariño.

Aunque los soldados estaban en condiciones críticas, estos, apenas supieron de la presencia del Rey, se levantaron como si una fuerza superior les animara. El pueblo de Aranjuez, al tener noticia de la presencia del Monarca salió a su encuentro a las calles, reanimándose el espíritu público. Después de almorzar, D. Alfonso se dirigió al Cuartel de Infantería, visitó casas particulares, dispuso que en el Palacio Real se alojaran los soldados, ya que había necesidad de sacarlos de los cuarteles para evitar las aglomeraciones de enfermos. Visitó, asimismo, el Convento de San Pascual; casi todas las monjas estaban enfermas, habían fallecido varias desde que empezara la epidemia. Que gran lección. Gracias D. Felipe, por estar con la gente que más necesita su presencia.

Isaura Díaz Figueiredo

En la imagen, su majestad El Rey visitando el hospital habilitado al efecto en las instalaciones del palacio feria de IFEMA.