La vergüenza se pasea por televisión Española de la mano de una “triunfita”. Hace unos días una tal Maialen, -en su casa la conocerán a la hora de comer, o no- insultaba deliberadamente y con un profundo odio a todos los taurinos, aficionados y personas que amamos la tauromaquia. Algunos de los descalificativos que utilizó esta desubicada e ignorante señorita fueron “Nazi, psicópatas, gilipollas”. Debe de estar muy mal adoctrinada si cree que a ella le cuesta un duro la tauromaquia. La subvención anual a la tauromaquia es de 65mil euros, que se desglosa de la siguiente manera, 30mil euros premio nacional de tauromaquia, y 35mil euros fundación toro de lidia. La tauromaquia produce unos ingresos por iva de algo más de 100 millones anuales. El programa de operación triunfo de la televisión publica española cuenta con un presupuesto aproximadamente de 12 millones, de los que obtiene unos ingresos muy bajos, apenas 300mil euros.

Rosa Maria Mateos -directora de RTVE- no se ha pronunciado al respecto. Ni una reprimenda, ni nada. Viva la doble moral.

Hacemos un llamamiento a denunciar este atropello en http://www.rtve.es/rtve-responde/participacion/

La emisión tuvo lugar el 23 de enero en el canal 24 horas de Operación Triunfo. Necesitamos que este acontecimiento no quede impune, necesitamos alzar la voz, necesitamos denunciar este acoso.

En la sucesivas líneas está descrita la conversación entera.

A un animal se le puede sacrificar con una inyección para que no sufra o metiéndole en una plaza haciéndole pasar un estrés del copón y clavándole banderillas mientras un montón de gilipollas están en una plaza bebiendo, fumando y descojonados. Ostia, es que es muy nazi. Hay que ser muy psicópata. Y encima te vienen y te dicen que es que da mucho dinero.

Es que no me sé las cifras, porque no me las sé, pero si haces una comparación de lo que me cuesta a mí la tauromaquia,  limpiando mierda para poder mantenerme, me quitan dinero y la meten en la puñetera tauromaquia y si comparas el dinero que genera con lo que nos cuesta nos sale fatal y nadie me ha preguntado porque no me ha preguntado nadie. No hay argumento

Por Juanje Herrero