Valdemorillo se queda sin novillada en su feria de San Blas. Algo lamentable para el futuro de la fiesta, y que será sustituido por el tan socorrido concurso de recortes. La feria de la temporada 2020 la organizará Nautalia que se estrena en solitario en gestión de una plaza, y que empieza con mal pie.

Con un presupuesto de 480mil euros para los festejos de toda la temporada taurina, y una subvención de 78mil de euros a la empresa de Edisan, que a su vez subcontrata los servicios de Nautalia… la empresa será la dueña de las taquillas. Valdemorillo se va a convertir en el paraíso del toreo -pura ironía- y “el delincuente”. De momento la tradicional novillada con la que Valdemorillo abría la feria ha sido borrada literalmente del mapa. Bonita forma de fomentar la tauromaquia y dar oportunidad a los más jóvenes.

Para más Inri  la novillada se titulaba  “novillada de la oportunidad” y era un aliciente para descubrir nuevos talentos, y promocionarlos en pleno invierno. Una feria hecha a escondidas, a hurtadillas, que no ha sido llevada a pleno, sino que se hace por la vía de hecho, sin contar con el apoyo de la oposición, algo que está casi, pero casi… al margen de la ley. Recordamos que el gobierno del PP manda en minoría con ciudadanos.

El ayuntamiento de Valdemorillo en vez de ejercer como propia empresa,  y encargarse de la feria por su cuenta ha decidido la opción de la “sub”contratación al “cuadrado”. Se lo dejó en bandeja el antiguo equipo de gobierno para resolver el contrato con Edisan y ser independientes. Sin embargo,  ha decidido ir por el camino complicado y  dársela a las empresas “Nautalia” vía “Edisan”.  No sabe donde se ha metido Nautalia. Su director general Rafa Garrido fue el mismo que estaba al mando –director comercial- de Viajes Marsan cuando quebró, y que está al mando de Nautalia –director general-, una empresa que ha sido rescatada un fondo de inversión Suizo hace unos años. Entre sus actividades como empresa no reza la tauromaquia, sino  la gestión de viajes, eventos, etc. Imagino que en dos años, se ha convertido en todo un experto de la gestión de plazas de toros, ferias y carteles. Contando además que en plaza 1, el solo se ocupa de pagar, y Simón Casas de hacer los carteles… ¡¡¡vaya ojo tiene Miguel Partido más conocido en su pueblo como “Pirula”!!! –Concejal del ayuntamiento y responsable directo de la feria-.

Cada uno mira por sus intereses, pero esta feria no tiene buena pinta, se intuyen muchos intereses ocultos, y que puede terminar  en los juzgados y con un gran escándalo. Lo ideal para un gobierno que manda en minoría, y  por lo visto creen que tienen toda la libertad para hacer y deshacer a su antojo.

Por Juanje Herrero