Compruebo con rubor y estupefacción que, nuestros compañeros del diario El Mundo han omitido la “mitad” de la crónica de la corrida que se celebró el pasado sábado en Villena, un error imperdonable que no podemos cometer por nada del mundo. Nosotros, los informadores, los que tachamos de caciques a muchos presidentes de los festejos taurinos porque entendemos que han negado un trofeo a tal o cual torero, ahora somos nosotros los que le quitamos medio triunfo a Francisco José Palazón.

Nos podrá parecer un error involuntario que, puede que se lo sea, pero jamás aceptable ante los ojos de los aficionados y mucho menos cuando se trata de un diario de enorme relevancia como es El Mundo. ¿Cuántas veces ha omitido El Mundo un triunfo de El Juli? ¡Ninguna! Y, paradojas del destino, como quiera que se trababa de un hombre humilde, ahí cometemos el imperdonable error de la omisión del éxito de Palazón en el último toro del festejo.

Y Palazón cortó una oreja del tercero por una faena de buen porte sobre ambas manos, pero no pudo redondear con el manso sexto, el garbanzo negro de la corrida.

Esta es la reseña final del diario El Mundo en cuanto a la actuación de Francisco José Palazón en Villena que, dicho sea de paso, estuvo dignísimo; mucho mérito el del chico que, sin apenas torear estuvo a la altura de sus compañeros que, como se sabe, torear a diario. Según se desprende, el diario El Mundo recibe la noticia por parte de la agencia EFE, lo que nos hace sospechar que, el informador que no sabemos su nombre, se marchó cuando salió el sexto y no se percató que le regalaron a Palazón el sobrero para que, el muchacho, ante todo, pudiera redondear la tarde que, repito, estuvo muy torero y muy cabal.

Repito, debemos de estar muy atentos a lo que hacemos porque, como se ha demostrado, hemos perjudicado con dicha omisión la labor de un torero humilde que, sin duda, la justicia la necesita más que todas las figuras del toreo juntas. Y no es que la publicación total de la crónica vaya a darle a Palazón más festejos pero sí, ante su persona, seguro que el chaval agradece que se cuente su verdad que, en realidad, no es otra que su salida a hombros junto a sus compañeros por aquello de haber logrado dos orejas en el total de su actuación.

Cuidado con lo que hacemos y publicamos porque, dichas omisiones pueden traer disgustos  muy serios, especialmente ante la persona perjudicada que, en esta ocasión ha sido un torero humilde llamado Francisco José Palazón. Aquí, ante este hecho, bien podemos aplicar el célebre dicho que nos recuerda que, al perro flaco todo se le vuelven pulgas.

Como dije, somos nosotros, los informadores los que nos rasgamos las vestiduras cuando entendemos que un presidente no ha atendido la petición del público ante la concesión o todo lo contrario de un trofeo determinado. Siendo así, con mayores prejuicios debemos de entender todo en daño que podemos hacer ante un caso como el citado que, un humilde profesional de toreo ha visto con sus propios ojos que, uno de los diarios de mayor relevancia de España le “hurtó” parte de su éxito.

Pla Ventura