Las noticias que recibimos los españoles a diario por parte del gobierno son para echarnos a temblar o, en su defecto, a poder ser, marcharnos a otro país donde reine la paz y la justicia. Son ya miles de pruebas las que tenemos de que dichas gentuzas lo único que les satisface y les llena de alegría es la maldad, en este caso, una vez más, los apestosos de Podemos encabezados por esa tiparraca que no voy a nombrar, quieren matar de hambre a los pobres enanitos que, durante más de cien años se ganaron la vida con sus parodias, con su humor, con su destreza y con su arte. Como digo, desde Podemos les quieren fulminar al precio que fuere porque, según estos “salvadores de la patria”, dicha función en los ruedos es denigrante para los enanitos que, sin duda, una vez más, se estarán cagando en todos los muertos de Podemos y demás adláteres que les secundan. Ellos, ese tipo de políticos aberrantes que atentan contra el ser humano si son enanos, pero de mente que es lo más grave que le puede suceder a una persona, eso sí, que nadie se le ocurra tocar a un perro que le meten en la cárcel de por vida.

Seguramente, destrozar a estos hombres pequeños tendrá mucho que ver con la reforma laboral que quieren llevar a cabo que en realidad, no es otra cosa que destruir todas las empresas que existan en España porque, en honor a la verdad, ha sido la flexibilidad que dichas empresas han tenido en el último decenio la que les ha permitido salir hacia delante. Y digo flexibilidad porque, ¿qué es mejor, que una empresa regule su plantilla en la medida de sus necesidades o que cierre la misma para que todo el mundo vaya al paro? Los enanitos, si Dios no lo remedia irán al paro pero, ¿qué oficio les buscamos? Esa apestosa a la que no quiero nombrar podría meterles a todos como bedeles de ese antro, antes llamado Congreso de los Diputados, y todo arreglado. Pero no, estas gentuzas no arreglan nada, lo destruyen todo y cada cual que llore en la esquina que crea más conveniente.

Un mundo le ha costado a la tal Merixel Batet “destronar” de su escaño al tal Rodríguez que, como sabemos, le propinó una paliza a un policía porque, como es público y notorio, en España se puede agredir a cualquiera que lleve uniforme y con apenas una multa de trescientos euros se arregla todo; y no digo ya de matar porque como se ha demostrado, eso es lo más barato del mundo en nuestro país. Por cierto, el animal llamado Rodríguez, sale en la televisión y dice que le han quitado el escaño por ser hijo de obrero. ¿Se puede ser más hijo de la gran chingada como dirían en México? O sea que, la violencia no va con él. Vivir para ver.

¡Hágase la luz que mi alma está en tinieblas! Y no se hizo. Y no se hará nunca mientras el gobierno no tome conciencia de que son ya cientos de miles de hogares que no pueden pagar el recibo de las eléctricas, miles de pequeños negocios han tenido que cerrar por la misma causa pero, el guapo de la Moncloa sigue diciendo que a finales de año el recibo será idéntico al de 2018. ¡Y tenemos que seguir soportando a este tipo que la mentira ha hecho una forma de vida! Y digo yo, ¿tan criminales somos los españoles como para merecer dicho castigo? Al respecto de la subida incesante del recibo de la luaz, ¿se imagina alguien si esa hecatombe llega a producirser mandado la derecha en España? Sin duda alguna, la izquierda en su totalidad, hubieran quemado España al estilo de Nerón cuando quemó Roma por placer pero, como mandan ellos, los que destruyen todo lo que encuentran en su camino, no pasa nada. Para eso se einvntaron las velas, para todo aquel que no puede hacer frente al recibo de la luz que las use.

Y ahora sale el valedor de ETA por televisión diciendo que los hechos que propiciaron los miles de muertos asesinados por dicha banda no tenían que haberse producido. Y el tal Otegui se queda tan ancho como si esas muertes fueran el producto de un cataclismo de la naturaleza cuando él era arte y parte de dichos asesinos que, por cierto, jamás pidieron perdón por sus crímenes y, como pago, su sanchidad ya les ha acercado a todos los asesinos a sus lugares de origen y, el próximo paso está a la vuelta de la esquina, todos quedarán en libertad si Sánchez quiere el apoyo de Bildu. Y a esta sinrazón le llamamos democracia.

Justicia no habrá, nuestra policía y guardia civil siguen maniatados a la espera de que alguien les mate, pero ellos jamás podrán defenderse. ¿Qué podemos esperar de un país donde no existe orden ni concierto? Eso sí, Sánchez ya ha diseñado el plan para que todos los jóvenes de este país, para el año que viene tengan todos una paga para que, en las próximas elecciones sepan a quien deben de votar. Así, con semejantes argumentos estuvo en el poder Hugo Chávez y de tal modo le ha continuado Nicolás Maduro y, el que sea valiente que se enfrente a él, lo digo porque todos los que se han enfrentado, de forma verbal, todos están entre rejas. Esa misma política es la que se le ha infundido a Sánchez que, como tonto no es, sabe que comprar votos de forma velada, especialmente entre los jóvenes, es el mejor negocio que puede hacer.

Lo que todos nos preguntamos es de dónde sacará Sánchez ese dinero con el que pretende “comprar” los votos de los jóvenes. Nada importa. Se suma al presupuesto y sea lo que el Diablo quiera. Oiga, ¿el que tiene que querer está en Bruselas? No pasa nada, dirá Sánchez, ya me encargaré yo de mentirles y, para colmo que se lo crean. Y como un gran milagro de Dios, con la de barbaridades que se cometen desde el gobierno, España no ha quebrado todavía.

Por todo lo visto, barrunto que los pobres canarios tendrán que arreglárselas con lo que el pueblo español puedan aportarles por la tragedia natural que ha sucedido en la isla de La Palma, lo digo porque todas las veces que Sánchez ha anunciado algo en bien de la sociedad, nada se ha cumplido, es decir, emula siempre a su predecesor, el innombrable Zapatero que, cuando ocurrió la hecatombe en Lorca, tantos años después, los lorquinos siguen esperando las ayudas que dicho tipo les prometió.

En la foto vemos el Congreso de los Diputados de España y, los mejores, los leones, están en la puerta. Y no digo que no haya gente válida dentro de tan “sacrosanto” lugar, pero que allí dentro cabe todo, nos sobran pruebas para afirmarlo.