• GANADERÍAS CON HISTORIA EN LA FERIA DEL TORO DE PAMPLONA
  • HOY, 14 DE JULIO: MIURA

Miura es historia viva de la Fiesta, leyenda forjada por una única dinastía familiar a base de casi dos siglos de bravura. Hablar de Miura es, a todas luces, hablar de una grandísima parte de la historia del toreo, y por ello cualquier aficionado que se preste a hablar de Miura lo hace adoptando un semblante de seriedad, respeto y veneración a esos casi dos siglos de historia. Exactamente, 178 años desde aquel de 1842 en el que don Juan Miura, sevillano de cuna y comerciante de sobreros, forma la ganadería con reses de procedencia Gallardo adquiridas por un lado a don Antonio Gil y, por otro, a don José Luis Alvareda, agregando pocos años después reses de doña Jerónima Núñez de Prado (viuda de Cabrera) y de don José Arias Saavedra (procedencia Vistahermosa). También cuenta con remistencias navarras en su sangre, pues en 1879 padreó en la ganadería el célebre toro “Murciélago”, de la ganadería de Pérez de Laborda y que fue indultado por el gran Lagartijo en Córdoba. Es por tanto Miura una ganadería única en la cabaña brava de todo el planeta de los toros que, siempre de la mano de la misma familia, ha engrandecido la tauromaquia a través de los tiempos gracias al alto grado de importancia que siempre han derrochado sus toros. Porque ponerse delante de una corrida de Miura, no solo por historia sino también por la particularidad de su sangre, por el tipo de comportamiento que ofrecen durante la lidia y, por supuesto, por su leyenda negra, ha sido desde siempre para toreros altamente cualificados y sobrados de agallas. Más que menos, las figuras de todas las épocas (salvo unas cuantas de nuestro tiempo, por supuesto, que hasta en eso son “diferentes” al resto) han tenido a bien de realizar gestas ante estas corridas, y muchos han sido los que han triunfado ante ellos.

Pero metiéndonos de lleno en materia, lo indicado sería preguntarse qué supone Miura en Pamplona. Muchos aficionados cabales aseguran que no podrían entenderse unos sanfermines sin la presencia de los toros herrados con la A con asas en las calles de Pamplona. Y seguramente estén en lo cierto porque ya no es solo por su inigualable historial en la Feria del Toro (55 comparecencias en 60 años de Feria); su historia en Pamplona viene de mucho antes, estando presentes en los sanfermines durante muchos años atrás. Podría, por ende, definirse a Miura como la “gran dama de Pamplona”, por lo mucho que suponen en los sanfermines y su currículum en sus ferias y fiestas. Miura, como no podía ser menos, estuvo presente en aquella primera Feria del Toro de 1959, siendo su corrida lidiada el 11 de julio por Solanito, Curro Girón (oreja del 2°) y Diego Puerta (tres orejas en total). Irregular fue su presencia en Pamplona durante los 60, década en la que lidió tan solo en 4 ocasiones (1960, 1963, 1965 y 1966), aunque tan solo fue un pequeño borrón, porque tras ello regresó en 1970, en cuya década solo faltó en el año de 1976. Y desde entonces, su presencia año tras año ha sido puntual hasta nuestros días (contando con que en 1978 no se lidió la corrida en un principio anunciada al suspenderse los sanfermines por motivos que no vienen al caso en este momento).

Huelga decir que Miura es la ganadería más laureada en cuanto a premios otorgados en la Feria del Toro: 5 premios “Feria del Toro” a la corrida más completa del abono, y 9 premios “Carriquiri”, otorgados al mejor toro de los sanfermines, y que se distribuyen de la siguiente manera:

PREMIOS FERIA DEL TORO

  • + 1974: Corrida lidiada el 13 de julio por Manolo Cortés, José Luis Parada y Antonio José Galán.
  • +1977: Corrida lidiada el 8 de julio por Ruiz Miguel, José Luis Parada y Antonio José Galán.
  • +1984: Corrida lidiada el 14 de julio por Ruiz Miguel, José Antonio Campuzano y Víctor Mendes.
  • +1999: Ex aequo con la corrida de Cebada Gago. Lidiada el 11 de julio por Sergio Sánchez, Juan José Padilla y Antonio Ferrera.
  • +2008: Ex aequo con la corrida de El Ventorrillo. Lidiada el 13 de julio por El Fundi, Juan José Padilla y Rafaelillo.

PREMIOS CARRIQUIRI

  • + 1972: “León”, lidiado el 10 de julio por Andrés Vázquez (OREJA)
  • + 1973: “Importuno”, lidiado el 14 de julio por Antonio José Galán (DOS OREJAS Y RABO)
  • + 1974: “Galguito”, lidado el 14 de julio por Manolo Cortés (OREJA)
  • + 1975: “Aguijito”, lidiado el 10 de julio por Antonio José Galán (OREJA)
  • + 1977: “Algabeño”, lidiado el 8 de julio por Antonio José Galán ( DOS OREJAS)
  • + 1983: “Navajito”, lidiado el 10 de julio por José Antonio Campuzano (DOS OREJAS)
  • + 1997: “Abulagueño”, lidiado el 13 de julio por El Fundi (OREJA)
  • + 1999: “Bombito”, lidiado el 11 de julio por J.J. Padilla (OREJA)
  • + 2003: “Lagartijo”, lidiado el 13 de julio por Juan José Padilla (OREJA)

Pero no son solamente los premios, sino las muchas tardes de toros, mañanas de encierros, gestas y multitud de anécdotas que han protagonizado en Pamplona durante sus muchas comparecencias. Ahí está, por ejemplo, la gran tarde de toros ofrecida por Diego Puerta en la primera Feria del Toro, allá por el año de 1959. O las tardes apoteósicas que brindó Antonio José Galán a la afición pamplonica, convirtiéndose de esta forma en un icono en La Monumental a lo largo de los años 70. O los triunfos ante ellos de otros dos ídolos en la capital navarra, Ruiz Miguel y Juan José Padilla. O aquel célebre “Bombito” lidiado el 11 de julio de 1999 y que estuvo casi 10 minutos encelado bajo el peto y peleando como un gran bravo que fue, lo que le valió para llevarse el “Carriquiri” de aquel año. O la extraordinaria corrida de 2008 con la que El Fundi, Padilla y Rafaelillo triunfaron de manera apoteósica. O los mil y un encierros cargados de emoción, peligro y buenas carreras propiciadas por tan buena casta que han protagonizado los “miuras” durante tantos años…

Esta es la historia de la “gran dama de Pamplona”, una historia la cual, no hay duda, se verá incrementada en muchos más acontecimientos conforme pasen los años.

Por Luis Cordón