Estamos un poco hartos de políticos con historias para no dormir. Ellos son taurinos hasta que le tocan lo que les más le duelen, y para ejemplo La Roda.

El político es un comerciante que promete y se mueve por interés. Para encontrar uno bueno… encuentras  70 malos.  En la Roda ha pasado uno de esos casos en donde la frase hecha “Donde digo digo… digo Diego” cobra todo su sentido.

“Vamos para delante” “Mientras que se cumplan las medidas y este nuestro novillero no tenemos ningún problema en celebrar la corrida” frases todas ellas salidas por la boca de la corporación administrativa de la alcaldía de la Roda. Al final la tecnología y sus app siempre juegan a tú favor para tener pruebas irrefutables.

¿Por qué  se celebra el festejo? Simplemente porque a ellos lo único que les preocupa es su cargo… asique faltar a la palabra les es indiferente.

Alegaciones de covid’19 es lo más recurrente hoy en día… también pasó en Miraflores y todavía están esperando el rebrote. Aprovechar ésta pandemia para hacer lo que quieres es un tanto drástico y mezquino. Generas miedo por interés. Tampoco es verdad que la plaza este en obras, simplemente les dijeron en su partido que si salía algún infectado en la corrida debería dimitir. Se han hecho 50 festejos en España y todavía no ha salido ninguno. Porque las medidas de seguridad en las plazas son tremendas.

José Montes el empresario más activo, que está generando festejos semanales, y dando la cara este año esta siendo atacado por los propios taurinos y aficionados en el único momento que hay que cerrar filas a la Tauromaquia. En fin… tal vez sería mejor que no se diera ningún festejo y nos quedáramos inactivos como quieren los políticos y algunos  aficionados. Es difícil de creer que los taurinos en estos tiempos critiquen a los empresarios que arriesgan su dinero. En una temporada normal… pues cada uno es libre de dar prioridad a sus gustos. Hoy lo importante es que la Tauromaquia este activa y unida, ya habrá tiempo de criticar.

Excusas en una alcaldía que vive del pueblo.