Si algo bueno ha dejado la pandemia y sus consecuencias es que, “gracias” a la misma, muchos pueblos de España han podido dar corridas de toros, algo que desde siempre nos parecía materialmente imposible pero, como vemos, ese “milagro” se ha dado en muchísimos lugares de nuestra piel de toro.

Ahora, en esta ocasión, uno de los pueblos afortunados es Niebla, allá por tierras onubenses que, como hemos podido saber, la empresa que regenta el coso ha preparado un acontecimiento de suma relevancia dada la capacidad de la plaza, todo un lujo para los lugareños que, deben de estar muy gozosos ante el acontecimiento que les espera.

Se trata de una gran corrida de toros de Fermín Bohórquez, procedencia Murube en que, los toros serán lidiados por los siguientes espadas, acompañados de sus correspondientes cuadrillas.

Curro Díaz, el gran artista de Linares que, como siempre, acude ilusionado a la cita puesto que, de dicho diestro siempre esperamos la faena soñada que, si el toro se lo permite, gozaremos de su toreo eterno y singular.

Manuel Escribano que, como decíamos, gracias a esas corridas de los pueblos, para nuestra fortuna le hemos visto torear como nunca habíamos creído; es decir, cuando los toros le han acompañado, Escribano nos ha dictado esa lección que tenía escondida, la que hemos gozado en plenitud.

David de Miranda que, el chico, el pasado año saboreó la gloria del triunfo más apoteósico en Madrid y algunas ferias en las que participó, todo ello con un mérito añadido porque salía de una terrible lesión que, por poco, casi queda inválido para el toreo. A Dios gracias se recuperó y, como es natural y lógico, de él lo esperamos todo.

Pla Ventura