“El arte supremo de la guerra es someter al enemigo sin luchar” esta carismática frase la dijo hace 1500 años un general y filósofo chino de nombre Sun Tzu. Esta reveladora afirmación nos trae directamente a lo que sucede en el presente en Las Ventas. Una guerra directa entre las partes que formaron la unión temporal de empresas, con el conocido nombre de plaza 1. Esta “ute” nació de la unión de Simón Casas Productions y Nautalia, es decir, entre Simón Casas y Rafa Garrido.

Para Rafael Garrido era su primera aventura en el mundo taurino, parece ser que le ha cogido gusto, y ahora junto a Víctor de la Serna ha creado Espacio Nautalia 360. La primera feria por su cuenta en Valdemorillo, y ha quitado de un plumazo la novillada. Por la otra parte, Simón Casas cumplía uno de los sueños de su vida al ejercer el mando de la primera plaza del mundo.

La guerra ha llegado esta temporada, la última, sino aceptan la prórroga.  Rafa Garrido ha empezado a ejercer su 51%, y su autoridad moral, para atacar a Simón Casas. La primera víctima Nacho Lloret, que se ha quedado fuera de Plaza 1, o por lo menos eso ha intentado el binomio formado por Garrido y Serna.

Rafa Garrido acusa de incompetente la gestión de Simón Casas, y sobre todo el despotismo de  su mano derecha Nacho Lloret. Las peleas entre ellos fueron constantes durante la temporada anterior. Poco a poco, las cuestiones personales, cuchicheos, reproches, conspiraciones han creado el caldo de cultivo perfecto para la desunión.

Simón Casas veterano de mil guerras, y tres “bancarrotas”, se unió a Garrido por el interés que aporta el dinero en toda relación. Simón Casas no se fía de Garrido, y menos ahora. Las cuentas no le cuadran al empresario francés, y piensa que en ello está influyendo directamente Garrido. -¿Le estará inflando facturas el mismo director general que ha quebrado dos empresas? -¿Le hará Garrido lo mismo que Simón le hizo al ayuntamiento de Mont de Marsan? Tiene mala pinta.

Todo es idóneo para que cualquier chispa encienda la llama, y arda Troya. Por lo visto, la chispa puede ser Alicante, donde los dos empresarios, con sus respectivas empresas van a competir por la gestión de la plaza. Hasta el año pasado pertenecía a Casas y Lloret, pero Garrido y Serna van a pujar por quitarle el bastión. Las batallas por el poder se pueden librar en más plazas, Santander por ejemplo. ¿Quién ganará?

La temporada madrileña desestabilizada por la batalla interna entre sus dos empresarios. Miguel Abellán ha tomado partido por Nautalia, ¿qué puede sacar de su favoritismo?.

Sinceramente, espero que la plaza salga a concurso el año que viene, y que acabe en  manos de un buen empresario, que tenga sensibilidad, integridad y honestidad. Algo muy raro en el mundo del toro.

Por Juanje Herrero