Los males de la pandemia siguen atacando sin piedad al mundo taurino. Muchos son Los profesionales damnificados por este inoportuno virus, y para colmo, con el fin de los Ertes, Zabala de la Serna vuelve al Mundo.

Ha pasado la pandemia, entre Tuits y Madueñazos. Desvariando, criticando al que no le hace caso, y sacudiendo el polvo que dejan en la alfombra las vedettes.

Es tan triste ver, saber y comprobar los “porqués” de sus artículos, frases o tuits. Para lo que ha quedado. Nunca fue gran cosa… pero el tío se lo tenía creído. Y unos cuantos le rieron las gracias.

Cuando crítica Abellán es porque no ha contado con él en las reuniones, simple y llanamente. Cuándo crítica a Simón Casas y se olvida de mencionar a su hermano y  a Garrido será porque le falta memoria. Es una Ute… ¿Verdad?. Cuándo alaba Arlés… es simplemente porque los Lozano hacen y deshacen a su antojo en esa plaza francesa. Quiere ser la salsa de todos los platos.

Y así… con todo. Mentiras, intereses, etc. ¿Alguien se ha preguntado porque defiende a Garzón? Ustedes que creen…

Los detalles están puestos encima de la mesa. Cualquier persona puede hacer este pequeño puzzle de 4 piezas. Los intereses están formados, la rueda está dando vueltas. Vicentito nunca pierde. Se alimenta del miedo que generaba hace unos años. Es muy triste, como canales como Movistar Toros siguen dando voz, cobertura, importancia y dinero a gentuza así. Los 18mil abonados de este medio audiovisual, deberían empezar a tomar conciencia de a las personas que alimentan con su dinero.

Después de jurar pleitesía a Diego Ventura cuando facturaba para la casa Lozano, ahora intenta reírse de él. Último detalle… y lo dejo en modo gráfico.

Dice el dicho… quién ríe el último, ríe mejor. Ten cuidado que la guasa… cambia de sendero.

Señores y señoras este es Vicente Zabala de la Serna. Cada artículo por su interés, y ninguno por el bien de la Tauromaquia.

Por Juanje Herrero