Estás aquí:--Ganaderia Santa Barbara, El campo bravo mexicano

Ganaderia Santa Barbara, El campo bravo mexicano

Esta ganadería se ubica en el Rancho Presillas en el municipio de San Pedro Piedra Gorda en el estado de Zacatecas aunque originalmente estaba en el estado de Jalisco en la ex hacienda de Santa Bárbara, hoy Estación Castro, de donde tomó el nombre. Su copropietario Javier Borrego Estrada desde niño estuvo muy involucrado con la fiesta brava al tener como vecino a Antonio Llaguno Ibargüengoytia con quien llevó una buena amistad y lo introdujo a la fiesta brava.

De ahí nació la idea de ser ganadero de toros de lidia y en 1986 se asocia con su cuñado Salvador Álvarez Morán y adquieren un lote de 22 vacas de San Antonio de Triana y un toro cárdeno de Valparaíso marcado con el #4 de la “C”. Cinco años después rentan la propiedad que actualmente ocupa y agregan 15 vacas de Valparaíso.

Del año 1991 al año 1997 incrementa sus vientres con 18 vacas de Javier Garfias y otras 56 de De Santiago y en el año 1999 adquieren las últimas cinco procedentes de Reyes Huerta. Por lo que se refiere a sementales entre 1991 y 2004 padrearon en sus potreros 16 sementales de Javier Garfias, lo que le da un abanico genético muy amplio de esta ganadería, de los cuales compran dos de pelaje cárdeno: “Ventilador” herrado con el #3 de la “H” y “Cominito” #62 de la “H” y los restantes 14 fueron rentados. En ese lapso también llegan a la ganadería cinco sementales de Pepe Garfias lo que le permitió integrar a todas las familias genéticas de Zacatecas de los años cincuenta.

El primer semental propio que padreó en la ganadería fue “Pardito” herrado con el #13 de la “L” que inició su trabajo en 1998 y de ahí en adelante ha trabajado con sus propios sementales. Su primera tienta la realizaron en las instalaciones de la ganadería de Santa Fe del Campo en octubre de 1991 con la participación del matador Francisco “Curro” Rivera, Genaro Borrego Estrada y Pascual Meléndez como picador y ya en su actual ubicación fue en octubre de 1993 con los mismos toreros.

Como tentadores de la ganadería han participado los matadores: Joselito Huerta, David Silveti, “El Capitán” Ramírez y los hermanos Fermín y Miguel Espinosa. En los últimos cinco años han participado asiduamente Fabián Barba y Fermín Espinosa Díaz de León.

La primera novillada la presentan en San Luis Potosí el 12 de abril de 1992 para los alternantes Ricardo García Rojas, el venezolano Leonardo Benítez y José María Luévano y su primera corrida la lidian el primero de septiembre de 1996 en Torreón, Coahuila para el rejoneador Giovani Aloy y los matadores Eloy Cavazos, quién logra el primer indulto para esta divisa y Arturo Gilio. Van a la Plaza México por primera vez el 22 de diciembre de 2002 en la corrida que tomaba la alternativa el matador Juan Salvador llevando como padrino a Jorge Gutiérrez y como testigo al torero español José Miguel Arroyo “Joselito”.

Hasta el momento han sido indultados cinco toro: el primero ya mencionado de nombre “Caminero” cárdeno con el #40; el segundo en agosto de 2000 en la feria anual de “La Chona” Encarnación de Díaz, Jalisco toreado por Luis Fernando Sánchez de nombre “Leonés” #86 de la “P”; el tercero de nombre “Yerbabuena” en la plaza San Isidro de Tijuana, Baja California por el matador español “El Fandi” en noviembre de 2002; el cuarto indulto se obtuvo en un festival flamenco celebrado en Aguascalientes que llevara por nombre “Cigala” en reconocimiento al gran cantaor y lidiado por Eulalio López “Zotoluco” en noviembre de 2007. El último, también toreado por “Zotoluco” fue en la tradicional corrida de Navidad de 2008 que se dan en la Plaza de Santa María en Querétaro herrado con el #40 de la “J” y que llevara el nombre de “Pintadito”.

Los encierros de esta ganadería han logrado tardes memorables como la novillada celebrada el 15 de octubre de 2006 en Monterrey donde los alternantes cortaron cinco orejas o la celebrada en Torreón con motivo de la inauguración del Coliseo del Centenario en donde “Zotoluco” y “Nacho” Garibay desorejaron a sus enemigos sacando al ganadero a dar una merecida vuelta al ruedo.

Estos triunfos han dado también la satisfacción a sus propietarios de haber obtenido nueve reconocimientos en diversas plazas del país, ya sea por el “Mejor Encierro” o al “Mejor Toro”. Sin embargo su mayor satisfacción ha sido haber alimentado a catorce ganaderías con 64 toros rentados o vendidos y vacas a otras seis ganaderías.

La divisa de la ganadería rosa, verde y azul fue seleccionada en alusión al rosa de la ganadería madre mexicana San Mateo, al verde que utilizó Torrecilla y al azul del Marqués de Saltillo y su hierro es una “S” y una “B” pegadas que aluden al nombre de la ganadería pero también a las iniciales de los nombres de sus propietarios.

2018-01-11T11:34:21+00:00