Por Manolo Herrera

La tauromaquia y la música se encuentran en el pasodoble el género musical que se asocia directamente con la fiesta de los toros. La presencia de la banda de música en la plaza de toros se ha tornado en un elemento esencial del espectáculo, y sus toques son una parte importante del mismo.

Según la plaza, la intervención de la banda puede variar. Mientras que en la plaza mayor de Madrid la banda solo acompaña el paseíllo, y en el entreacto; en casi todas las otras plazas es una verdadera orquestación que resalta y acompaña la faena del diestro.

Corría el año 1877, concretamente el 13 de mayo, en la plaza de la Barceloneta, Barcelona. Toros de Ripamilán para, Villaverde y Rafael Molina “Lagartijo”.

Fue tal el delirio causado por el califa del toreo (Rafael Molina “Lagartijo”) al realizar una magistral faena de muleta, que no hubo otra manera, para manifestar el entusiasmo de la multitud, que pedir a grito pelado al director de la banda, maestro Sampere: “¡Música, música!” y se arrancó la música en la faena de muleta del genio cordobés.

¿LO SABÍA USTED? Perfecto. ¿NO LO SABÍA? Pues ya lo sabe.