Volvían los toros a Castilla y León tras el confinamiento por coronavirus y lo hacían en Ávila de la mano de Producciones Artísticas del Guadalquivir, S.L. con un festejo popular y dos corridas de toros.

Con una notable entrada pese a las complicadas restricciones de aforo se celebró el concurso de recortes que abría feria. Se lidió un encierro de Bellos Montes, desiguales de presentación y juego; y uno de Toros de Tenorio, que se lidió en la final, de imponente trapío pero de peor juego.

El cartel lucia con una lista de varios de los mejores recortadores del momento que deleitaron al público con multitudinarias suertes, desde el corte puro castellano, distintas variedades de salto e impresionantes quiebros de rodillas. El recortador Eusebio Sacristán “Use” de La Seca (Valladolid) se alzó con el primer clasificado, seguido de los madrileños Pakito Murillo y Jonathan Estébanez “Peta”; y del segoviano Cristian Cortijo.

Por Mario Santos