Estás aquí:--Cruz Ordoñez dice adiós entre las orejas de Castella y Borjas

Cruz Ordoñez dice adiós entre las orejas de Castella y Borjas

En una tarde donde la ganadería echo animales muy mansos. En una tarde con casi tres cuartos de plaza un poco menos que la tarde de ayer dijo adiós a los ruedos de manera sorpresiva el matador de toros ecuatoriano Mariano Cruz Ordoñez. Mientras que Óscar Borjas en su debut corto una oreja y Castella en el toro de regalo también corto un apéndice.

Borjas llego hace un mes a territorio ecuatoriano y se preparo de manera intensa y eso se vio reflejado en la tarde que gracias a su espectáculo logro una vuelta al ruedo y cortar una oreja. En su primer toro de nombre “Marginado” colocó un rejón de castigo y empezó a realizar maniobras con los caballos. Coloco cuatro pares de banderillas: tres al quiebro y uno al violín. Su conexión con el publico se vio reflejado cuando al finalizar las suertes colocaba al caballo en tablas. Coloco dos banderillas cortas y finalizo con una estocada un poco defectuosa, a pesar de que su carisma y sus ganas de triunfar tuvo que mostrar espectáculo para que se le diera la oreja. Quedando en una vuelta al ruedo.

Con el cuarto volvió a mostrar lo mismo, su espectáculo mantuvo al aficionado pendiente de lo que realizaba en el ruedo ante un toro que después del rejón de castigo tuvo mucha movilidad y permitió que se le coloquen cuatro pares de banderillas, destacándose dos pares al violín. El toro de Mirafuente tuvo clase por el pitón derecho y mucha fijeza ante los cites que pedía el rejoneador al momento de colocar las banderillas cortas. El rejón de muerte quedo mal colocado y nuevamente el espectáculo que puso hizo que el publico pidiera la primera oreja de la tarde

Sebastián Castella se mostro frío ante el segundo de la tarde al que lo recibió con verónicas ante un toro que mostro que iba a ser justo de fuerzas y que en la muleta complico mucho la labor del francés que empezó el trasteo con doblones ante un animal incierto y que al final del embroque echaba la cabeza arriba desluciendo el muletazo. Lo intento por los dos pitones, pero el toro no tenía nada, así que se fue por la espada y todo quedo en silencio.

El cuarto fue un toro manso, que no se fijaba ante nada, se destaco un par de banderillas de adentro hacia afuera de un banderillero ecuatoriano que fue muy aplaudido del público. Sebastián le intento por los dos lados, pero el toro se afligía y se refugiaba en tablas así que opto por abreviar y después de consultar con la autoridad regalo un toro.

El séptimo tuvo gran movilidad desde el principio y mostro que por el derecho podía ser potable. Castella se puso adelante con verónicas que fueron hasta un poco mas afuera de la segunda raya remontando de buena manera ante el toro que era diferente al de sus hermanos. Con la muleta empezó con ayudados por alto y paso un susto que hizo que el francés se despertara de la letanía de la tarde. Se estiro con la derecha en todas las tandas de la muleta llevándole un poco tapado porque hizo una seña que si no le hacían las cosas bien el toro quería rajarse. No tardo por irse por la espada mientras el público pedía que lo siguiera toreando. Acertó con la espada y corto una oreja.

Mariano Cruz Ordoñez logró en el tercero las mejores verónicas de la feria. Destacado por su arte y su capote pequeño y tomándolo muy cerca de las esclavinas dio cinco verónicas muy artísticas, pero nuevamente el torero ecuatoriano a veces las pasa mal. Después de iniciar su faena por abajo el toro mostro calidad, pero reponía rápido y eso le costo al ecuatoriano que no logró las distancias correctas teniendo que reponer entre cada muletazo. Sin ser un gran toro “Esmerado” tuvo ciertas virtudes que no fueron aprovechadas y Mariano tuvo problemas en la suerte suprema pinchando varias veces, escuchando los dos avisos.

El sexto de la tarde tampoco se presto para el lucimiento pues hizo honor a su nombre “Distraído” que desde que piso el ruedo no presto atención a nada y fue similar a su hermano. En la muleta después de cada muletazo salía suelto hasta el Mariano le encontró el sitio frente a la puerta de cuadrillas y tapándole la carita logro naturales sueltos, pero de gran clase y estética, pero nuevamente la espada le peso y quedo en aplausos y enseguida ante la sorpresa de todos, su padre le corto la coleta.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros Ambato- Poco menos de tres cuartos de plaza

Toros de Mirafuente y Vistahermosa

Oscar Borjas: vuelta al ruedo y oreja

Sebastián Castella: Silencio, silencio y oreja en el de regalo

Mariano Cruz Ordoñez: Silencio y silencio

 

-Por Edwin Baño-

 

2019-03-05T12:30:55+00:00