Estás aquí:--Pinceladas de Gines Marin y poco mas…

Pinceladas de Gines Marin y poco mas…

De Beneficencia… Pues hombre, si en la letra pequeña del cartel decía algo así del estilo de “A beneficio de los taurinejos, para satisfacer su cuenta corriente”, clavado y mondado. Si se habla de Beneficencia para referirse a aquellos añorados tiempos en los que los toreros donaban sus honorarios a causas benéficas de verdad, de Beneficencia tuvo lo mismo que la pesebrera poltrona del Plus tiene de amor por la objetividad. Qué bonita es esa placa de mármol ubicada en el patio de caballos, y que recuerda a los toreros que un día tuvieron verdaderos gestos benéficos en fecha tal señalada. Desde 2007 lleva sin inscribirse ni una más, concretamente en aquella fecha en que Morante de la Puebla se encerró con seis toros en beneficio de una entidad con fines solidarios. Once años después, ahí sigue, esperando a ver si alguno hace por inscribirse en ella. Quizás, Alejandro Talavante, con fecha 25 de mayo de 2018, debiera aparecer no tardando mucho. Por lo demás… Bueno, igual los nombres de Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y Ginés Marín, con fecha 6 de junio de 2018, y con la siguiente inscripción: “en beneficio de Plaza 1, para que el año que viene adquiera tapices, y ceda las lonas que cuelgan de las andanadas al  primer agricultor que pillen por ahí, para que con ellas tape el remolque en tiempos de la aceituna”. Y quedarían como Dios. Porque lo de “en beneficio de Plaza 1, para que empiece a adquirir las cabezas de camada para ser lidiadas en la primera plaza del mundo”… Menos complicado sería ver a Emilio Muñoz cortar una oreja en Madrid.
Nuestra cita anual Extraordinaria de Beneficencia se completó con un cartel en la que los renombrados Ferrera, Perera y Ginés Marín estaban anunciados para vérselas y deseárselas ante una corrida de Alcurrucén muy desigual de presencia y hechuras, muy poco castigada en el primer tercio, y cuya condición fue mansa y rajada hasta decir basta. Pero sirvió para los toreros. O, por lo menos, hubo toros aptos para que los toreros alcanzaran altas cotas de lucimiento. Y también hubo casta. No a raudales, pero lo suficiente para deleitarse en algunos momentos con ella.
Hablando de deleitar, poco de ello supieron los toreros de esta tarde, teniendo toros más que de sobra para hacerlo. Antonio Ferrera, por ejemplo, tuvo en su haber al primero para de una vez por todas darle la razón a todos aquellos que le aclaman como la panacea de la torería y el buen toreo, pero una vez más eso tendrá que esperar. Huidizo el toro de salida, nadie fue capaz de poner orden para fijarlo en el capote. Hasta que llegó Montoliú, ya en banderillas, y le echó el capote abajo unas cuantas de veces para conseguir meterlo en vereda. Y oye, que el marrajo metía la cara y todo. Ferrera se dejó de chiquitas desde el momento cero y se fue a terrenos de toriles con él, y cosas de la vida, el toro empujó y se comía la muleta en todo momento en que Ferrera se la presentaba e intentaba tirar de él. El toro nunca dejó de embestir, sobre todo por el pitón que le da el dinero a los toreros, cosa de la que no se enteró un Ferrera perfilero, despegado, poco asentado y menos mandón aún. El marrajo, encastado, se fue sin torear y con las orejas puestas al desolladero.
El cuarto fue un burel muy complicado que requería mano baja y mando. Mucho mando. Y Ferrera, con actitud abúlica y desganada, se dedicó a espantarle las moscas durante toda, consiguiendo con ello que el toro pareciera peor de lo que en realidad fue. En otro momento quizás pueda ser lo de Ferrera y Madrid…
Miguel Ángel Perera, ilustre pegapases al servicio de la chabacanería hecha tauromaquia, estuvo estuvo lo suyo. “Y ¿qué es lo suyo?”, pensarán algunos. Pues sacar de paseo el capote de brega y utilizarlo únicamente para darse un garbeo por el ruedo con él recogidito mientras pone poses, inhibirse de la lidia como hace siempre, y realizar su misma faena de hace dos semanas, y del año pasado, y de hace dos, y cinco, y diez, y…
Ante un borrego soso y parado como fue el segundo, y un nobilísimo ejemplar que tuvo dulces arrancadas como lo fue el quinto, nada más que eso: trallazos citando al hilo y perfilero, esconder la patita, pico, latigazo hacia fuera y vuelta a empezar. Es lo que hay, lo que lleva tiempo habiendo y lo que seguirá habiendo cada vez que este hombre se vista de luces. Nada más que añadir.
Ginés Marín tiene un concepto del toreo que más quisieran muchos echárselo a las espaldas. Bueno, o mejor dicho, más quisiéramos muchos que la mitad del escalafón lo tuvieran. Pero al hombre todavía le falta reposarse más, asentarse y poder tirar de los toros con mayor suavidad y mando. Y, sobre todo, no dejarse llevar por orejitas festivaleras que no hacen sino engañar al que las recoge de manos del alguacil. El tercero fue noble a secas y duró muy poco, pero Marín, en una faena con aires muy toreros, consiguió sacarle algunos muletazos sueltos (no muchos ciertamente) que llegaron a llevar al toro atrás de la cadera, siempre cruzado el torero y cargando la suerte. Ni siquiera esa epidemia llamada bernardinas que ahora todos utilizan para cerrar la faena, incluido Marín ante este tercero, no le quitaron a la faena el aroma de clasicismo que tuvo. Pero al quehacer de Marín le faltó en sí más rotundidad y, sobre todo, Toro. De haber matado muy bien, la oreja concedida no hubiera tenido reproche. Pero con un pinchazo y una estocada trasera y un palmo caída, se antoja como más que prescindible.
¿Que le hacía falta Toro a Ginés Marín? Pues toma el sexto toro, que vas a tener toro para reventar Madrid. Y sobre todo, no lo piques mucho, criatura. No vaya a ser que te lleven comisión por ello. Pero esta vez Marín, quizás porque se conformaba con un sólo despojo, quizás porque aún está verde para estas cosas, o vaya usted a saber por qué, no se las terminó de entender con un encastado animal que se arrancaba con prontitud y repetía con carbón y emoción. Ginés no se puso en el sitio ni una sola vez, y lo aburrió, y de paso aburrió al personal, con trapazos poco templados, pegando el latigazo hacia fuera, y haciendo que el toro quedara por encima de la situación. La voz que llegó de cierta parte de la plaza espetando se va sin torear, no pudo definir mejor la faena.
No fue una gran corrida de Alcurrucén ni mucho menos. Se puede decir incluso, sin miedo a equivocarse, que de ella se esperaba muchísimo más. Pero echó toros aptos para cortarse orejas y hacer el toreo, yéndose al desolladero con ellas puestas y, además, sin torear. Pinceladitas de Ginés Marín ante el tercero, y nada más.
Eso, por parte de los de oro. Los de plata, cabe resaltar la magnífica tarde con capote y banderillas de Javier Ambel, que una vez más demostró que es de los subalternos más completos que existen en la actualidad. Montoliú también le pegó algunos capotazos buenos al primero, y sobre todo destacar a Guillermo Marín señalándole al tercero dos puyazos en todo lo alto, consiguiendo hacer la suerte con total pureza y toreando a caballo. Aunque parezca mentira a veces, todavía quedan grandes picadores.
2018-06-07T10:43:50+00:00